Klobuchar se une a los Liberianos para urgir a que se les permita quedarse

La senadora Amy Klobuchar y un grupo de miembros de la comunidad Liberiana se reunieron el viernes para expresar un pedido urgente para extender un programa que ha permitido a los inmigrantes Liberianos permanecer legalmente en los Estados Unidos durante más de dos décadas.

Riham Feshir · MPR

El programa de Salida Diferida (DED) expira el 31 de marzo. Ha estado en vigor desde la presidencia de George H.W. Bush y se ha extendido en repetidas ocasiones desde entonces.

Se estima que Minnesota tiene la mayor cantidad de inmigrantes Liberianos en el país. Muchos de ellos se han convertido en ciudadanos y miles de personas en DED han construido vidas aquí. Muchos trabajan en el cuidado de la salud o en negocios propios. Sus hijos son ciudadanos de los EE. UU.

“Y la idea de que simplemente así, esas personas que están cuidando a sus padres o abuelos de repente van a desaparecer y ser deportados es un ultraje para todos nosotros”, dijo Klobuchar el viernes en el Centro de Desarrollo Africano en Minneapolis. “Y es por eso que realmente estamos trabajando en este tema de una manera positiva y pragmática”.

La oficina de Klobuchar estima que hay 30,000 Liberianos en Minnesota. Algunos de ellos perderían estatus legal si el presidente Trump no extiende el DED.

El programa comenzó en 1991, cuando George H.W. Bush emitió el Estatus de Protección Temporal (TPS) para los Liberianos debido a la guerra civil en su país de origen. Desde entonces, los presidentes republicanos y demócratas han extendido TPS para otros eventos, como el brote de Ébola. Más recientemente, en 2007, el presidente George W. Bush había cambiado el programa a lo que ahora se llama DED, que ha requerido extensiones de entre 12 y 24 meses.

Este año no es la primera vez que la comunidad Liberiana se une para pedir una extensión de DED. Klobuchar dijo que esfuerzos similares fueron necesarios en el pasado.

Pero ahora, debido a que el presidente Trump ha decidido poner fin al TPS para otros países como Haití y El Salvador, la comunidad está sintiendo un mayor nivel de ansiedad.

Magdalene Menyongar, una enfermera, se mudó a los Estados Unidos bajo el estatus de TPS en 1994. Ella tiene una hija de 16 años cuyo padre murió en un accidente automovilístico.

“Es desgarrador que mi comunidad tenga que pasar por esto. Vinimos aquí durante la guerra de Liberia e incluso si dejara a mi hija, su padre falleció”, dijo, luchando por contener las lágrimas. “¿Cómo lidiar con eso?”

Klobuchar ha patrocinado previamente la Ley de Equidad de Inmigración de Refugiados de Liberia, que proporciona un camino a la ciudadanía para los Liberianos que califican para el DED y han estado en el país durante décadas.

Ella está cautelosamente optimista de que la presente administración escuchará las solicitudes para extender el programa DED porque los Liberianos son un grupo único de inmigrantes con un estatus único. Ella dijo que se está asegurando de que los funcionarios de la Casa Blanca y de Seguridad Nacional lo reconozcan.

“No hay personas nuevas que hayan llegado a este estado”, dijo. “Es un número finito de personas”.