Justicia para los Jóvenes

Por Vida Y Sabor

La semana pasada, el jueves, tuve el placer de escuchar a un caballero discutir la iniciativa en curso de la justicia juvenil en los sistemas judiciales en México. Hablo de la importancia de asegurarse de que un menor es capaz de ver a un juez o ir a los tribunales tan pronto como sea posible en el esfuerzo para evitar el confinamiento a largo plazo. Sí, entendemos que si un menor está involucrado en el sistema es porque puede haber hecho algo mal, pero para cambiar una vida por algo tan simple como un pedazo de chicle no es justo.  Mencionó que el tiempo promedio de espera para un menor en el sistema judicial para ver a un juez es de 6 meses. Seis meses para ser visto así que un juez puede determinar si o no usted es culpable es ridículo. Es como si usted ya ha sido encontrado culpable y ya ha hecho 6 meses por un crimen que aún no se ha probado.

Douglas Keillor es abogado y defensor de la Justicia Juvenil en México. Douglas se mudó a la Ciudad de México hace 5 años bajo una beca Fulbright y comenzó a hacer investigaciones sobre el tiempo que tarda un juvenil en ir a juicio. Lo que descubrió es que la mayoría de la gente en todo el mundo y en México está simplemente esperando su juicio. En México, el  45 por ciento de las personas en la cárcel están esperando juicio. En muchos casos, una persona en el sistema no ve a alguien discutir la fianza hasta 25 días después. En el caso de un menor, esos 25 días pueden tener un efecto duradero en el bienestar psicológico de un niño. Uno sólo puede imaginar el trauma que implica estar encerrado en prisiones superpobladas a una edad tan pequeña.

Conozca sus Historias

El abogado habló de una madre que tuvo que venir a la corte porque su hijo estaba siendo sentenciado ese mismo día. Esta mujer tenía otros cuatro hijos y no tenía dinero. Su hijo había estado detenido durante 6 meses, ya que no podía pagar su fianza de $ 250.00. Pequeñas cosas, como saber que usted podría haber pedido una audiencia para discutir la fianza y posiblemente reducirla, pero la gente no está versada en el sistema judicial. Su hijo ya fue condenado a libertad condicional, la libertad condicional es una manera de evitar la cárcel. En el caso del joven, ya había cumplido 6 meses por un crimen que no constituía tiempo de cárcel. Carlos se robó 4 bicicletas y las devolvió todas. Pero el dueño de la tienda dijo que había 7 bicicletas y quería el dinero para todas las 7 bicicletas. Debido a que la madre no tenía dinero para pagar, sirvió 6 meses mientras se hacía una determinación sobre qué hacer con el menor.

“Los niños que han sido encarcelados son los más propensos a convertirse en criminales como adultos. Muchos son reclutados en pandillas mientras están en prisión, aumentando el crimen y exacerbando la inseguridad social, algo que países como México no pueden permitirse. La detención juvenil excesiva no nos hace más seguros.” – JJA

Los jóvenes de 15 y 16 años que son de situaciones continuamente marginadas y pasan por estas experiencias traumáticas no regresan a la escuela. Así que ya ha impactado su educación y su actitud. Se vuelven a las calles para encontrar el vacío en su vida. Nos estamos convirtiendo cada vez más responsables de la negatividad que encapsular a una persona que es, en muchos casos, tan joven que ni entienden lo mal que hacen.

Como puedes ayudar

Tu puedes ayudar a evitar que niños entren a prisión innecesariamente. Niños que no pertenecen allí. Niños que esperaran meses para tener audiencia con un juez. La mitad de nuestro presupuesto procede de donativos individuales – amigos, familia y otros quienes creen en nuestra misión en crear alternativas a la detención de forma continua y sustentable. No podríamos continuar este proyecto sin tu apoyo.

Tus contribuciones son deducibles de impuestos en los Estados Unidos de América (pendiente en México).

Para hacer una donación o más informacion– www.jjadvocates.org