Jueza Perkkio, una pionera de la ley

Por Juventino Meza

Las señales de una futura abogada y jueza estuvieron presentes temprano en la infancia de Arlene M. Asencio Perkkio. Originaria de Brooklyn, Nueva York, Perkkio y un primo se metían en líos. Luego ella argumentaba por qué no deberían estar en problemas. Entonces personas a sus alrededores comenzaron a decirle que debería ser abogada.

Los padres de Perkkio tenían una pequeña empresa en Brooklyn; Una agencia de viajes donde vendieron seguros, tradujeron documentos, ayudaron a las personas a presentar sus formularios de impuestos, proporcionaron servicios notariales y más. Durante la temporada de impuestos, los niños Asencio pasaban mucho tiempo con sus abuelos mientras que sus padres trabajaban siete días a la semana.

Sus padres enfatizaron la educación, creyendo que la educación sería de gran compensación: “Nadie te puede quitar una educación”. Aunque no muchos en su familia habían asistido a la universidad, sus padres no le dieron a Perkkio ni a sus hermanos otra opción. Todos irían a la universidad y obtendrían títulos. Con ese fin, los padres de Perkkio invirtieron en una educación privada para sus hijos. Perkkio asistió al Packer Collegiate Institute, y fue guiada a través del proceso de admisión a la universidad.

Neoyorquina se convierte en minnesotana

El camino de Perkkio a Minnesota fue una sorpresa. Macalester College estaba reclutando mucho en la costa este. Perkkio nunca pensó que iría a la universidad en Minnesota, pero aceptó visitarla y luego decidió asistir. Un buen paquete de ayuda financiera también ayudó. Los miembros de la familia extendida de Perkkio estaban preocupados por Perkkio viajando tan lejos. Algunos en la familia pensaron que la estaban enviando a esconder un embarazo; Perkkio se rió de la idea.

Minnesota era diferente culturalmente y culinariamente. Perkkio también extrañaba el apoyo de una familia grande. En Minnesota, la gente asumió que ella era mexicana y no sabían sobre puertorriqueños. La comida también era diferente. No tenía ni idea de macarrones con queso o mantequilla de maní y jalea. Esto ayudó a Perkkio a comprender que las personas actúan desde su punto de referencia. Estudiar en Macalester y pasar su tercer año estudiando en Cambridge en Inglaterra también le dio una experiencia más global. Perkkio conoció a su ahora esposo en Macalester también.

De la práctica privada a la corte

Perkkio sabía desde muy joven que quería ser una abogada defensora penal, gracias en parte a sus habilidades para persuadir desde la infancia y en parte gracias a un abogado que alquiló una oficina en el pequeño negocio de sus padres en Brooklyn. También trabajó durante un año antes de ir a la Facultad de Derecho William Mitchell (ahora Mitchell Hamline School of Law). Mientras asistía a la escuela de leyes, Perkkio fue secretaria del juez de distrito del condado de Ramsey, Donald E. Gross.

A partir de entonces trabajó como especialista en entrenamiento criminal en el sistema judicial antes de abrir su propia práctica en octubre de 1995. Su práctica se concentró en la defensa penal. Ella ha sido una defensora pública contratada, representando a acusados ​​indigentes en el condado de Wright y el condado de Dakota. Ella sirvió como abogada de panel para los Defensores Federales de Minnesota. Gran parte de su práctica se centró en las consecuencias en el sistema de inmigración para clientes no ciudadanos. Su experiencia en esa área de la ley la ha llevado a presentarse en tribunales en 31 condados diferentes en Minnesota. También ha impartido clases sobre ese tema en su alma mater. Perkkio ha participado en más de 30 casos ante un jurado.

Un colega le dijo a Perkkio que el trabajo frente un jurado era un “juego de jóvenes”. Ella pensó, sin embargo, que quería hacer ese trabajo por el resto de su vida hasta que estuvo en un juicio en 2009 que duró semanas. Ella estaba exhausta después, y fue difícil para ella ponerse al corriente otra vez. Seguía pensando que tal vez su colega tenía razón y tal vez era hora de otra cosa. Se tomó un año sabático para trabajar en los condados y centró su energía en su práctica privada.

Entonces surgió una oportunidad para una judicatura del Condado de Dakota. Ella lo pensó, habló con colegas y jueces que conocía, y se animó a postularse. El gobernador Mark Dayton la nombró en 2011 y ganó la reelección en 2012. Ella es la primera latina en servir como jueza en el Primer Distrito Judicial de Minnesota. Perkkio dice que está haciendo algo que le encanta, que pasa la mayoría de los días en el tribunal y explora áreas de la ley que no aprendió durante sus años de práctica privada. Perkkio está impulsada por doce valores centrales que adoptó del equipo de fútbol femenino de la UNC que no incluyen lloriqueos, quejas ni excusas, entre otros. Ella dice que la declaración de la misión de su vida es un documento vivo y que cambiará con el tiempo.

La jueza Perkkio y su esposo Dave viven en Mendota Heights. La pareja vive sola y están disponibles en cualquier momento por teléfono para sus hijos, ahora todos en la universidad. La pareja disfruta de la libertad de ir y venir a su antojo.