Jóvenes indocumentados, agentes de cambio en EUA: Medina Mora

“Los Dreamers se han convertido en los agentes más relevantes del cambio social en Estados Unidos y no es diferente de lo que están haciendo en México”

 Washington (NTX).- El embajador de México en Estados Unidos, Eduardo Medina Mora, señaló que la lucha de los jóvenes conocidos como dreamers (soñadores) por cambiar su estatus migratorio los ha convertido en los agentes más importantes de cambio social en ese país y ahora en México.

El diplomático mexicano fue anfitrión de la presentación del libro “Los otros Dreamers”, que compila historias personales de 26 jóvenes indocumentados que por decisión propia o porque fueron deportados de Estados Unidos, regresaron en México.

“Los Dreamers se han convertido en los agentes más relevantes del cambio social en Estados Unidos y no es diferente de lo que están haciendo en México”, dijo Medina Mora en un evento realizado en el Instituto Cultural Mexicano, en la capital estadunidense.

Destacó que la lucha de los jóvenes indocumentados por la reforma migratoria en Estados Unidos fue fundamental para lograr el alivio migratorio anunciado por el presidente Barack Obama el mes pasado, que beneficiará hasta a cinco millones de inmigrantes, la mayoría mexicanos.

Apuntó que los jóvenes a su regreso a México “son de aquí y son de allá” y están contribuyendo con las habilidades, valores y actitudes aprendidas en Estados Unidos, de la misma manera que los inmigrantes han aportado a la riqueza del tejido social y a la economía estadunidense.

“Su contribución es más comprometida y ciertamente con mucha más pasión porque vivieron momentos difíciles cuando vinieron aquí y entienden lo que pueden aportar allá”, dijo a Notimex el embajador Medina Mora.

El diplomático apuntó que el gobierno mexicano ha establecido el programa “Somos mexicanos” negociado con Estados Unidos a fin de alcanzar un “esquema ordenado” de deportación, teniendo en cuenta las habilidades e historias de las personas que retornan a fin de que se integren a las comunidades en México.

Agregó que a través del Servicio Nacional del Empleo, del Instituto Nacional de Migración, de la Secretaria de Desarrollo Social y de la Secretaría de Educación Pública se están identificando oportunidades concretas que podrá aprovechar “esta fertilización cruzada que (…) ahora, se dan en nuestro país”.

Por su parte, Maru Ponce de la organización activista “Dream in México”, con sede en la Ciudad de México, apuntó que el grupo busca ofrecer una red de apoyo a los jóvenes inmigrantes que regresan a su país para facilitarles la transición en términos laborales y académicos.

Rebeca Vargas, presidenta de la US-Mexico Foundation, declaró que su organización en está financiando programas en “Dream in México”, a fin de ayudarlos a reintegrarse a la educación superior o al proceso productivo encontrando trabajo.

Anotó que la fundación recientemente firmó un acuerdo de cooperación con el Departamento de Estado en el que la Embajada de Estados Unidos en México capacitará a jóvenes inmigrantes que regresan para que se conviertan en maestros de inglés.

El libro “Los otros Dreamers” de Jill Anderson y Nin Solís se presenta en Estados Unidos en una gira itinerante por varias ciudades.

 

 

Costos del cruce ilegal a EUA suben y se diversifican

Los costos del cruce ilegal de indocumentados a Estados Unidos se han diversificado y aumentado a niveles sin precedentes, reportó hoy el diario La Opinión

 

Según el más importante diario en español en Los Ángeles, los “polleros” (traficantes de personas) han cambiado de tácticas y los precios que cobran por el cruce ilegal dependen de la ruta escogida.

Caminando, por las montañas de Tecate, cuesta de tres mil a ocho mil dólares; en lancha, saliendo de Rosarito o Ensenada 10 mil dólares y por avioneta, en la frontera de Texas el costo asciende a 16 mil dólares.

En automóvil, con documentos de otra persona el costo va de 10 mil a 15 mil dólares; por la línea, con la complicidad de agentes de Inmigración el precio se eleva a 20 mil dólares.

Pero desde hace más de cinco años, con la recesión económica de Estados Unidos los clientes de los “polleros” disminuyeron y por ello “comenzaron a surgir grupos que se dedicaban al secuestro de migrantes”, contó al diario angelino Víctor Clark Alfaro, director del Centro Binacional de Derechos Humanos.

“Por esa razón la clientela disminuyó en 70 por ciento y como consecuencia un gran número de ‘polleros’ están realizando actividades distintas a las que comúnmente se dedicaban”, señaló el experto en temas migratorios.

El despacho del periódico describe cómo los “polleros” han transformado su actividad delictiva al convertirse en secuestradores de indocumentados.

Un estudio del Colegio de la Frontera Norte (El Colef) destacó que en 2010, 27.3 por ciento de los migrantes deportados dijo haberse enfrentado a una situación que puso en riesgo su vida al cruzar la frontera por Baja California, mientras que por Tamaulipas y Coahuila la respuesta fue de casi 70 por ciento.

En la actualidad ese porcentaje se estima que es mayor por la actividad de grupos delictivos a lo largo de toda la frontera.

“El cruce se ha vuelto más mortífero que nunca”, señaló María Dolores París, investigadora de El Colef. En el año fiscal 2012 la Patrulla Fronteriza reportó haber encontrado 463 cuerpos de migrantes que intentaban cruzar la frontera, 23 por ciento más que en 2011.