Jóven latinoamericano cambia vidas en El Salvador a través del fútbol y ‘El poder del juego’

Cuando era niño, Steven Levy visitaba la humilde ciudad natal de su madre en El Salvador y dejaba algunas cosas de fútbol atrás. Ese fue el comienzo de algo más grande.

Kristina Puga-NBC

Muy pocos conocen las disparidades extremas entre los Estados Unidos y Centro América tan bien como Steven Levy, de 29 años.

Su madre emigró a Los Ángeles desde la infame y peligrosa área de Los Amates, El Salvador, en 1979. Una década más tarde, nació Levy, el más pequeño de cinco hermanos, y el único nacido en tierra estadounidense.

También fue el que dio a luz a un legado de impactante cambio.

Hace un año, fundó la Academia de Fútbol Juvenil Amatense (AFJA), una organización sin fines de lucro con sede en Los Ángeles que recicla equipos de fútbol en los EE. UU. y establece academias comunitarias de fútbol para jóvenes entre 5 y 19 años.

Brian Aguilar, de herencia guatemalteca y amigo de Levy en la universidad, escuchó sobre el proyecto y se inspiró para hacer un breve documental sobre el tema, llamado “El Poder del Juego”. Se proyectará en el Festival Internacional de Cine de América Central este sábado, 10 de noviembre, en Los Ángeles.

La idea de AFJA fue concebida porque la mamá de Levy lo enviaba a su ciudad natal, una ciudad compuesta por unas 150 casas en la parte norte de El Salvador, durante las vacaciones de verano, mientras que a sus amigos de la escuela los enviaban a campamento de verano. Esto le permitió a Levy a ser testigo de la vida que su madre había dejado atrás.

“Vi a niños, ya a los 10 años, trabajando en la agricultura y haciendo trabajo duro”, dijo Levy sobre la pobreza de la juventud en El Salvador, que a menudo apenas tenían un par de zapatos desgastados.

“Me comunicaba con los niños y hacía amigos a través del fútbol”, dijo Levy. “Comencé a dejar atrás cosas como pelotas de fútbol, ​​equipos y juguetes, porque notaba la diferencia entre mis amigos aquí y allá”.

En el 2015, Levy se graduó de la Universidad del Sur de California, y ahora trabaja a tiempo completo en TI en un hospital del área de Los Ángeles. Sin embargo, a pesar de su vida regular en los Estados Unidos, con comodidades cotidianas como agua limpia para beber y comida para llevar, la imagen de sus jóvenes amigos en El Salvador, sin esos mismos lujos, nunca lo abandonó.

En el verano del 2017, Levy decidió comenzar una recaudación de fondos a través de Go-Fund-Me con una meta de $500, la cual fue superada rápidamente.

“Solo iba a comprar equipo nuevo y traérselo a los niños, pero en dos semanas superamos nuestra meta”, dijo Levy a NBC News. “Después de que fui a El Salvador y tomé videos y fotos, esto despegó. La gente vio la alegría en los rostros de los niños. Capturamos el momento en que algunos de estos niños recibieron sus primeros zapatos”.

La idea original era darles a estos jóvenes trabajadores una escapada para jugar, pero creció hasta convertirse en una academia para desarrollar a los futuros líderes en sus ciudades. Hay tres requisitos de elegibilidad, que incluyen participación académica, y servicios a la comunidad. Uno de sus deberes más importantes son los “días de limpieza”.

“Los entrenadores, maestros y niños de la comunidad se reúnen para recoger basura en el vecindario”, explicó Levy. “Sabes que estamos causando impacto cuando un niño de 5 años ve a un adulto tirar una envoltura en el suelo y le dice: ‘¡Oye, recógelo!'”.