Iris Altamirano trae experiencia como organizadora a su campaña para la Directiva de las Escuelas Públicas de Minneapolis

Por Sheila Regan, TC Daily Planet

“La mayoría de las personas me identifican como la hija de una trabajadora de limpieza que fue a estudiar a la Universidad de Cornell,” dijo la candidata de la junta escolar Iris Altamirano. Una mujer que venció retos difíciles en su vida, Altamirano decidió comenzar su campana para ser elegida a la Directiva escolar porque como madre de dos niños pequeños, está preocupada por la brecha de oportunidades en la ciudad. Ella cree que las destrezas que desarrollo en su carrera como organizadora la ayudaran en su lucha para que el distrito escolar mejore para todos los estudiantes, especialmente en comunidades marginadas. “Minneapolis es una gran ciudad donde hacemos cosas grandes y donde somos líderes en la nación en varios temas”, dijo Altamirano. “Necesitamos hacer más para reducir la brecha de oportunidades”.

A muchas personas parece gustarle su mensaje. Endosada por el partido Demócrata (DFL) de Minneapolis, la campaña de Altamirano también ha conseguido el apoyo de cuatro miembros actuales de la junta escolar, cinco miembros del consejo de la ciudad, junto con varios senadores y representantes de la cámara estatal. Ella es una de los candidatos a las dos posiciones de la junta escolar que representan a toda la ciudad. También hay elecciones en los distritos 1, 3 y 5 de la ciudad de Minneapolis.

Nacida y criada en Texas, Altamirano, cuya lengua materna fue el español, quedó identificada como superdotada cuando tenía seis años de edad, debido a su capacidad artística. “Esa capacidad me dio confianza y me hizo sentir que yo era especial de alguna manera,” dijo ella.

Como distrito, las Escuelas Públicas de Minneapolis (MPS) tienen que ayudar a los niños ” a que encuentren sus pasiones,” dijo, de la misma manera que ella pudo descubrir sus talentos. “Tenemos que dar prioridad a los programas de enriquecimiento, programas de idiomas,  programas de arte, deportes, incluyendo carreras técnicas y vocacionales para desarrollar esas pasiones.”

En una época en la que programas de arte y programas similares no reciben suficiente financiamiento, Altamirano dijo que el distrito debería reforzar sus conexiones y comunicaciones, no sólo dentro del distrito, sino fuera del distrito también, por ejemplo conectando con los parques o las bibliotecas. Viendo el arte como una de las destrezas que son tan importantes como las matemáticas o la ciencia, ella quiere ver que las escuelas ensenen la los niños más allá de llenar burbujas en un papel. Hizo hincapié en que “el pensamiento crítico, la innovación, y la capacidad  de comunicarse en varios idiomas y ser capaces de adaptarse a diferentes situaciones en nuestra sociedad, también son aspectos muy importantes.

Altamirano también cree en darle prioridad a la educación temprana a través de esfuerzos tales como la expansión del programa “High Five”, llegará a través de la construcción de relaciones fuera del distrito. “Tenemos que trabajar con las agencias estatales y otras agencias a nivel del condado y de la ciudad,” dijo. “Entiendo muy bien el panorama general y la forma de conectar los recursos que tenemos en nuestra ciudad.”

Criada hablando español hasta que aprendió inglés en la escuela, Altamirano ahora habla tres idiomas, incluyendo el italiano. “Todos tenemos una historia que compartir, y un linaje del que nos sentimos orgullosos en algunos casos, y creo que es importante que los niños aprendan acerca de sí mismos”, dijo, “pero creo que es aún más importante para los niños que tengan acceso a modelos positivos que sean constantes a lo largo de sus vidas. ”

Para los estudiantes de comunidades marginadas, Altamirano ve modelos a seguir como una pieza importante del rompecabezas del sistema educativo. “No me refiero sólo al color de la piel de los modelos. Yo no creo que sólo tener un cierto color de la piel va a satisfacer las necesidades adecuadas de un niño “, dijo. “Creo que tener al menos la posibilidad de tener muchas habilidades, creencias y opiniones y ser expuestos a una variedad colores de piel es realmente lo que va a permitir que nuestros niños sean capaces de escoger, elegir y ser capaz de decir:” Yo nunca pensé de esa manera, pero tal vez yo puedo hacer eso. ‘”

Para promover una fuerza laboral docente más diversa, Altamirano ve dos cosas que el distrito podría hacer. La primera es la creación de vías para los para-profesionales que están “ya en las aulas, y que ya conocen la escuela, y ya forman parte de la comunidad, para comandar su propio salón de clases.” Además, el distrito debe ser “muy intencional” y tener una “estrategia de tipo a largo plazo. Al reclutar de la fuerza estudiantil diversa de Minneapolis, el distrito escolar no tiene que reclutar diversidad de fuera de la ciudad.

Después de obtener su gado universitario en la Universidad de Cornell, Altamirano se convirtió en una organizadora comunitaria. Ella dijo que se dio cuenta de pronto de que la organización política era “el trabajo crítico que tenía que suceder.” En 2006, entró a formar parte del primer programa de Wellstone Fellowship antes  de trabajar como directora política y organizadora sindical de SEIU 26.

Altamirano tomó un descanso de su trabajo organizativo y político y tuvo dos hijos, que todavía no están en edad escolar. A medida que se hacen mayores, ella ve a la educación como un nuevo capítulo de su carrera. “Veo la educación como una cuestión de justicia social y los derechos civiles”, dijo.

Altamirano cree que sus habilidades como organizadora política ayudarán en su trabajo como miembro del consejo escolar. Cree que la apertura y la honestidad son las claves para cualquier relación.

En su sitio web, Altamirano afirma que, “El sindicalismo está en mi sangre.” Al mismo tiempo, dijo Altamirano en una entrevista que es importante “comprender el papel de la junta directiva”, en lo que respecta a la negociación de contratos. “Es el trabajo del sindicato abogar por los intereses del sindicato y mi trabajo será crear un ambiente de trabajo para los maestros que están en la línea del frente, pero tomando en cuenta que mi trabajo es abogar por los intereses de los estudiantes.”

 

Altamirano creció sintiendo la fuerza de los obstáculos que enfrentaba por quién era y de donde venía. “Siempre me sentí que estaba nadando contra una corriente muy fuerte porque yo era pobre, porque no hablaba español en mi hogar y por mi color de piel.” dijo Altamirano. Atribuye su éxito a personas en si vida que le proveían salvavidas, o nadando conmigo cuando yo ya pensaba que ya no podía nadar.

Como candidata a la junta escolar, Altamirano espera luchar por un sistema en el que los niños no sólo se sientan que pueden nadar contra una corriente muy fuerte, pero también que tengan modelos positivos, maestros y una comunidad que crea que el logro es posible.  “Realmente creo que no debería importar si usted es del norte de Minneapolis o el sur de Minneapolis o si su primer idioma fue el español o Inglés o Hmong o Somalí. Sabemos que todos tenemos que trabajar juntos para producir mejores resultados para nuestros niños”.