Inmigrantes y defensores en Minnesota celebran el juicio de la corte suprema sobre DACA

Por: Por Joey Peters -Sahan Journal

La soñadora Gloria Castillo dijo que la noticia la alivia, pero quiere un camino hacia la ciudadanía.

Gloria Castillo ha estado bajo el estatus federal de Acción Diferida para la Llegada de Niños (DACA por sus siglas en inglés) desde que el presidente Obama estableció la política de inmigración hace ocho años. 

Antes de eso, nunca había tenido estatus legal desde que llegó a los EE. UU. desde México hace 17 años a la edad de 12. 

Así que cuando la Corte Suprema de los Estados Unidos rechazó el jueves la orden de la administración Trump de terminar el programa, Castillo dijo que sentía una sensación de alivio. 

“Siento que, con todos los problemas que estamos viviendo en este momento -tenemos una epidemia, tenemos un movimiento de justicia social en marcha- el [fallo] sobre DACA da un poco de esperanza para el resto del año”, dijo Castillo. “Pero no ha terminado”. 

Trump anunció que terminaría el programa “soñadores” (Dreamers) en 2017, argumentando que su establecimiento por orden ejecutiva excedía la autoridad presidencial. Desde entonces, el DACA ha estado estancado en los tribunales, llegando a la Corte Suprema el año pasado. 

Pero el juicio de 5-4 del Tribunal Supremo, con el presidente del Tribunal John Roberts uniéndose a los cuatro jueces liberales del tribunal, rechaza el razonamiento de la administración Trump para poner fin al programa. También deja la puerta abierta para que Trump desafíe a DACA con nuevos argumentos. Incluso si la administración Trump continúa desafiando a DACA, es probable que el asunto no se resuelva antes de las elecciones de este otoño. 

Las organizaciones de derechos de los inmigrantes de Minnesota alabaron rápidamente el juicio. Veena Iyer, directora ejecutiva del Centro de Leyes del Inmigrante de Minnesota, dijo en una declaración que estaba “encantada”.

“Terminar con DACA habría sido devastador”, dijo Iyer. “Los receptores de DACA crecieron en los Estados Unidos. Su hogar está aquí. Tienen profundas raíces aquí en Minnesota y en comunidades de todo el país. Desarraigar sus vidas no sólo los perjudicaría a ellos, sino a millones de sus seres queridos, vecinos, empleadores y miembros de la comunidad”.

Alrededor de 700.000 personas en todo el país están cubiertas por el programa. Alrededor de 5.000 de ellos están en Minnesota, según el Consejo Americano de Inmigración, un grupo de defensa de la inmigración con sede en Washington, D.C. 

Antonia Álvarez, madre de Castillo, dijo que, aunque el fallo es una buena noticia, “no es 100 por ciento lo que queríamos”. Obama originalmente estableció DACA como una política de apoyo durante su esfuerzo por empujar al Congreso a aprobar una reforma migratoria integral que incluyera una vía de ciudadanía para los inmigrantes indocumentados que estuvieran al día con la ley. 

El estatus de DACA no proporciona una vía para la ciudadanía y debe ser renovado cada dos años. Para ser elegibles, los solicitantes deben haber llegado a los EE. UU. antes de cumplir 16 años, vivir aquí continuamente desde 2007 y no haber sido condenados por delitos graves.

DACA no se aplica a personas mayores como Álvarez, que es indocumentada y ha vivido en los EE. UU. durante 18 años. Dijo que también se necesita un camino hacia la ciudadanía que incluya tanto a personas como su hija como a ella misma. 

“Soy indocumentada, pero no soy una delincuente”, dijo Álvarez, quien posee un servicio de limpieza y es activa en la comunidad latina local. “Pago impuestos, tengo mi negocio, también vivo en este país”. 

Aunque Castillo ha estado bajo el estatus de DACA por varios años, ha tenido problemas durante el proceso de renovación frecuente. En 2018, solicitó la renovación de su estatus DACA cuatro meses antes de que expirara. Aun así, dijo que el estatus tardó un mes y medio extra después de que expirara para completar su proceso. Mientras tanto, perdió temporalmente su licencia de conducir y su permiso de trabajo, lo que significaba que no podía trabajar en un restaurante de comida rápida. 

El proceso burocrático, dijo, puede ser muy estresante. Los movimientos de Trump para terminar el programa hicieron la situación aún más estresante.

“Es difícil no saber si vas a estar aquí en tu casa el año que viene”, dijo Castillo. “O no saber si algún otro día decidirán quitarle el DACA”.

Castillo dijo que su estatus actual de DACA, que fue renovado recientemente de nuevo, durará hasta octubre del próximo año. Espera quedarse en Minnesota, donde ha vivido la mayor parte de su vida.