Informes de la posible preocupación de cierre del hospital en St. Paul

Por: Mark Zdechlik-MPR

Los indicios recientes de que los propietarios del Hospital St. Joseph’s en el centro de St. Paul pueden estar considerando cambios importantes, incluyendo su posible cierre, han suscitado preocupaciones entre los miembros de la comunidad y los cuidadores.

Fairview Health Services, el sistema de salud que es dueño del hospital está perdiendo decenas de millones de dólares y buscando reducir los costos en todo el sistema. A finales de la semana pasada, anunció recortes en su ubicación del Hospital Bethesda en St. Paul.

St. Joseph’s Hospital, donde se lleva a cabo una gran cantidad de atención de salud mental y atención por trastorno por consumo de sustancias, es el hospital más antiguo de Minnesota. A algunos que trabajan en el campo les preocupa que pueda ser el siguiente en la fila para los cortes.

“Creo que es desafortunado porque creo que St. Joe’s sirve a mucha gente”, dijo Ashlee Herget, quien trabaja para Minnesota Recovery Connection, visitando a pacientes en crisis de dependencia química.

Al salir de St. Joseph’s recientemente, dijo que ha oído rumores sobre un posible cierre del hospital. Dijo que St. Joseph, que emplea a más de 2.300 personas, está especialmente enfocada en conectar a los pacientes con recursos externos que pueden ayudarlos a mantenerse bien cuando salen del hospital.

“Siento que van más allá para asegurar que los pacientes vivan su mejor vida posible después de ser dados de alta”, dijo.

En un camión de comida fuera del hospital, una empleada de St. Joseph dijo que a ella y a sus colegas les gustaría saber qué está pasando, pero dijo que no podía elaborarlo porque no está autorizada a hablar con los periodistas.

James Hereford, CEO de Fairview Health Services, dijo que aún no sabe qué cambios llegarán a St. Joseph’s. Pero agregó: “Nuestro compromiso con St. Joseph es absoluto”.

Hereford dijo que el sistema de salud se enfrenta a una pérdida neta de $80 millones este año y que los administradores están buscando numerosas opciones en todo el sistema para abordar el déficit. Dijo que el objetivo es brindar la atención necesaria de la manera más eficiente posible.
Y él ofreció esta garantía:

“Queremos asegurarnos de que no estamos simplemente cerrando la instalación o cambiando la instalación. Lo que realmente estamos comprometidos a hacer es asegurarnos de que estamos satisfaciendo las necesidades clínicas y de salud que abarcan a la ciudad de St. Paul”.

Hereford dijo que Fairview es el mayor proveedor de servicios de adicción y salud mental en Minnesota. St. Joseph tiene más de 100 camas dedicadas a pacientes de salud mental.

La perspectiva de perder incluso una de esas camas le da razón de alarma a Sue Abderholden, directora ejecutiva de la Alianza Nacional sobre Enfermedades Mentales de Minnesota.

“No tenemos suficientes recursos intensivos, por lo que para que la junta cierre o incluso considere cerrar tantas camas para nuestro sistema, simplemente no está bien”, dijo. “Realmente va a lastimar a la gente.”

Adberholden dijo que para Fairview cortar los servicios en St. Joseph’s sería ir en contra de su misión declarada.

“Definitivamente, esto contradice su misión, sus valores e incluso su evaluación más reciente de las necesidades de salud de la comunidad”, dijo.

Hereford no estuvo de acuerdo. “Sería incorrecto afirmar que nos estamos alejando de esos objetivos”, dijo. “Ha habido tanta especulación. Sólo espero que llegue el mensaje de que no nos estamos alejando de St. Paul”

Hereford dijo que espera tener un marco de reestructuración para principios del próximo año. Dijo que no se harán cambios sin el aporte de la comunidad.

https://www.mprnews.org/story/2019/12/09/reports-of-hospitals-possible-closure-spark-worry-in-st-paul