Hijo del Che Guevara posee una compañía de rutas turísticas

Por Will Grant

Barba descuidada, nariz inconfundible… Las similitudes del padre con el hijo se extienden hasta en la mirada que el más joven de los hijos de Ernesto Guevara deposita en un puro encendido que sujeta firmemente entre los dedos. Detrás de los atributos físicos, el hijo del revolucionario latinoamericano más famoso, el Che, también heredó de su padre su amor por las motos.

“Siempre me gustó la mecánica, la velocidad, las motos y los coches”, dice Ernesto, de 52 años, mientras se toma una bebida fría en un local de La Habana decorado con motivos de la Harley-Davidson.

“Cuando era niño me gustaba arreglar coches y bicicletas. Puede que sea algo que aprendí de mi padre o quizás no, pero venga de donde venga, lo cierto es que me encanta”.

A pesar de compartir pasiones, el joven Guevara ha tomado un camino muy distinto al de su padre: la industria del turismo. Posee una compañía de rutas turísticas que ofrece recorrer Cuba en moto y sólo está ligada al Che por el nombre: Tours La Poderosa, nombrada así en referencia a la Norton de 500 cc con la que su padre recorrió las Américas.

Tours La Poderosa es una empresa privada que usa capital extranjero y trabaja con varias compañías cubanas de titularidad estatal. Es uno de los negocios privados que nacieron bajo la nueva legislación que aprobó el presidente Raúl Castro en 2010. Nada que ver con la formación de abogado que recibió el hijo joven del revolucionario.

Cuando me sumé a un tour que hizo recientemente, nos dirigimos hacia el oeste de la isla, a la región tabaquera de Pinar del Río. A medida que atravesábamos las calles de la capital, La Habana, la gente volteaba la cabeza con el sonido de las Harley-Davidson con el que hicimos el recorrido.

Visitar la isla en moto se está poniendo de moda. En mi grupo, viajábamos una mezcla variada de nacionalidades que incluía a estadounidenses, chinos, británicos y argentinos.

“Otros estadounidenses de mi edad nunca han podido venir a Cuba, ahora sí”, reflexiona cuando paramos en un café Scott Rodgers, de Masachussetts. “No sé cuánto va a durar esto, así que pienso aprovecharlo mientras se pueda”, concluye.

A otros turistas lo que les hizo decidirse fue el vínculo de la empresa con el Che Guevara.

Eso dijo Eduardo López, un viajero argentino. “Obvio que es parte del atractivo”, dice Eduardo. “Viajar por el mundo en motocicleta es mi afición, pero vinimos a este tour específicamente porque el Che vivió muchos años en mi ciudad natal, Córdoba, así que sentimos una especie de vínculo con su figura, con el mito”.

Pese a su más que reconocido apellido, Ernesto insiste en que él no vive bajo la sombra de su padre.

“Siempre trato de no unir las cosas. Todo lo que he conseguido lo he hecho como Ernesto Guevara March, por mí mismo, como ser humano”, dice el hijo más pequeño del matrimonio del Che con la cubana Aleida March.