Grisel Vidal, profesora de desarrollo del inglés: ‘Me levanté el lunes y pensé que era 2020’

Grisel Vidal, profesora de desarrollo del inglés: ‘Me levanté el lunes y pensé que era 2020’

Las clases presenciales ayudan a los alumnos de inglés de secundaria de Grisel Vidal a practicar el idioma entre ellos. Pero durante la oleada de Ómicron, la escuela concertada de Minneapolis imparte clases en línea.

 

Por BECKY Z. DERNBACH-Sahan Journal

 

Definitivamente, los estudiantes en persona tienden a ser más ellos mismos. Los más peleones y los que hablan muy alto y los que me interrumpen todo el tiempo. Definitivamente hay más sentido de comunidad en el aula, lo que a veces es difícil de trasladar al aula virtual. Especialmente porque tengo muchos estudiantes silenciosos que todavía están desarrollando esa habilidad de defenderse por sí mismos. Definitivamente, es más fácil ayudar a los estudiantes silenciosos en el aula, porque estás allí.

 

El entorno tiene un gran impacto. Hablar con los compañeros, estar expuestos al inglés a su alrededor, y estar expuestos a compañeros bilingües, que pueden hablar español, pero también inglés. Cuando mis alumnos empezaron virtualmente, era muy difícil hacerles hablar. Y luego volvieron en persona durante siete semanas al final del año, y fue mucho más fácil practicar el habla, porque estaban escuchando el idioma por todas partes.

 

Estoy muy orgullosa de ellos, de que llegaran el lunes y estuvieran listos para saltar a Zoom. Llegaron a tiempo. Eso demuestra que ya han estado expuestos al aprendizaje en línea. Pero la clase definitivamente pierde sus momentos de espontaneidad.

 

Por ejemplo, [en persona] les estaba enseñando la palabra care. Y de alguna manera empezamos a hablar de los Osos de la Guardería, y pude ver la reacción de todos, haciendo la conexión de: “Sí, ¡yo lo veía cuando crecía! No sabía que esa palabra significaba eso. Así que esas son las cosas que pierdo con el Zoom.

 

Algo desafiante son los problemas tecnológicos. Tuve una estudiante que entraba y salía porque su internet no era confiable. En ciencias, tenemos un estudiante brillante que quiere compartir sus ideas y hablar todo el tiempo. Y hace un punto muy, muy bueno. Pero su internet hace que su voz sea lenta.

 

Es como, Oh Dios mío, quiero escuchar lo que tienes que decir. Pero no podemos entender lo que estás diciendo. Y ese estudiante en particular tiene muchos problemas para escribir y deletrear. Así que no podemos pedirle que escriba lo que está diciendo.

 

Me desperté el lunes y pensé que era 2020. No quiero que el año pasado se repita. Había tantas cosas que mis alumnos podrían haber desarrollado y no lo hicieron. Sí creo que fue una buena decisión volver a ir a distancia, debido a que los casos de Ómicron aumentaron y fueron muy peligrosos para los estudiantes y el personal. Pero definitivamente se siente como un paso atrás.