Gánele a la gripa… ¡vacúnese!

Si no lo ha hecho, ya es hora, el cambio de temporada no viene solo y la gripa puede ser una seria amenaza para su familia

Por Luisa Fernanda Montero

La Red Hispana

Este es el momento de vacunarse si quiere mantener a raya esta enfermedad respiratoria que mata. El llamado de los Centros de Control de Enfermedades  – CDC – este año es especial para los adultos jóvenes y de mediana edad que aun se rehúsan a ser vacunados.

Recuerde, si lo suyo es el miedo a la aguja, que existe la opción del aerosol nasal y que en cualquier caso, la molestia es mínima si se compara con la fiebre, la tos, el dolor de garganta, la mucosidad persistente, los dolores musculares, de cuerpo y de cabeza y el cansancio extremo o la fatiga que lo atacaran cuando llegue la gripa.

Y es que es bueno recordar que la gripa – o influenza – es impredecible y su gravedad puede variar ampliamente de una temporada a otra. Además, es importante aclarar que algunas personas corren riesgos más altos de presentar complicaciones graves si contraen la enfermedad. Este es el caso de las personas mayores, los niños pequeños, las mujeres embarazadas y las personas con ciertas afecciones, entre las que figura el asma, la diabetes y las enfermedades cardiacas.

Los CDC recuerdan, sin embargo, que entre las complicaciones de la influenza, es decir entre las condiciones que pueden sobrevenir si no se cuida la enfermedad, esta la neumonía bacteriana, las infecciones sinusales, la deshidratación o el empeoramiento de condiciones como insuficiencia cardiaca congestiva, asma o diabetes.

¿Quién debe vacunarse?

Todos. La recomendación de las autoridades de salud es que todas las personas se vacunen contra la influenza, menos los niños menores de 6 meses.

Recuerde además que esta enfermedad se transmite a través del aire de persona a persona. Una persona con influenza puede contagiar a otros – transmitir el virus – hasta a 6 pies de distancia. El principal vehículo de los virus son las gotitas que se producen al toser, estornudar o hablar. Estas gotitas pueden terminar en la boca o la nariz el vecino o este puede inhalarlas y trasladar el virus a su sistema.

Los virus de la influenza pueden sobrevivir en ciertas superficies, así que es posible adquirirlo tocando una de ellas y llevando la mano contaminada a nuestra boca o nariz. Por lo tanto es siempre recomendable lavarnos las manos frecuentemente con agua y jabón.

Si estamos enfermos, lo mejor es quedarnos en casa. Es bueno recordar, sin embargo, que podemos tener el virus y transmitirlo, mucho antes de presentar síntomas. Así que lo mejor, de nuevo, es la vacuna. No se deje alcanzar de la influenza, vacúnese.