Fútbol: Bálsamo para un vecindario de inmigrantes que sufre de dificultades

Por: Catharine Richert-MPR

En una de esas noches perfectas de verano en Rochester, Minn., niños se reunen fuera de una iglesia en el vecindario Meadow Park de la ciudad para probar un nuevo campo de fútbol.

Ariana Hernández, de 6 años, estaba entre ellos. Bromeó que es mejor en el juego que su padre, Humberto.

“Por eso siempre te gano, papá”, le decía antes de salir corriendo para patear la pelota.

El nuevo campo de fútbol es el primer gran proyecto de la Iniciativa de Meadow Park, un nuevo esfuerzo de organización comunitaria destinado a construir confianza, seguridad y estabilidad en un barrio donde los inmigrantes somalíes y latinos se han unido desde lados opuestos del mundo para construir sus vidas en Estados Unidos.

Meadow Park ha salido en las noticias este año por la violencia de armas y asaltos relacionados con drogas en el vecindario.

Humberto Hernández, quien emigró de México, da la bienvenida a este esfuerzo para organizar a la comunidad en su vecindario.

“Sentí que nos habían dejado fuera de todo el Rochester”, dijo. “Sabemos que hay alguien que nos está prestando atención.”

Según la oficina del demógrafo estatal, la población latina en Rochester ha crecido más de 150 por ciento desde el 2000. La población somalí-estadounidense ha crecido más del 200 por ciento en ese lapso. Y se espera que esas cifras continúen creciendo a medida que el plan de desarrollo económico de este centro médico internacional expanda la ciudad y su fuerza de trabajo.

El organizador de la comunidad hindi Elmi y un colega de habla hispana han estado trabajando en el vecindario durante aproximadamente un año, y su esperanza es replicar el modelo en otras partes de la ciudad.

Ellos organizan reuniones comunitarias semanales y hasta ahora han ayudado a los residentes a organizar una campaña de basura y trabajar con la administración del complejo de apartamentos para asegurar recolección de basura más frecuente.

Elmi dijo que la seguridad es una preocupación clave que se ha presentado una y otra vez, pero mejorar la seguridad requiere generar confianza entre las personas que viven allí. Es una idea que Elmi trajo de la pequeña comunidad donde vivía en Somalia.

“Cuando conoces a las personas en tu vecindario, consigues confianza”, dijo. “Cuando alguien se enferma, se casa, alguien muere, nos juntamos”.

Elmi dice que es mucho más difícil para los inmigrantes cultivar relaciones en Estados Unidos.

“Conocer a tu vecindario en este país es difícil”, dijo. “La gente está más ocupada, la gente tiene una cultura diferente a la que tenemos. Por lo tanto, queremos generar confianza”.

La estudiante de secundaria Hanna Roble vive en Meadow Park y nació en los Estados Unidos después de que sus padres emigraran de Somalia. Ella ha estado ocupada organizando equipos para jugar en el campo, y dice que los niños y adultos que viven aquí nunca han tenido un lugar seguro para jugar su deporte favorito.

Ella cree que el campo puede unir a personas que de otra manera no interactuarían.

“No sólo cruza las barreras culturales, sino que también es generacional”, dijo. “Los padres de diferentes países e incluso la diáspora aquí pueden vincularse a través el fútbol”.

Este enfoque de la organización comunitaria no es novedoso, pero es nuevo para Rochester, dijo Armin Budimlic, director ejecutivo de la Asociación intercultural de asistencia mutua (Intercultural Mutual Assistance Association). La organización durante décadas ha ayudado a los inmigrantes a establecerse aquí y está financiando la Iniciativa Meadow Park. Dijo que los esfuerzos anteriores dirigidos a integrar a los refugiados e inmigrantes en Rochester ofrecían soluciones muy generales.

Dijo que este esfuerzo ahora les pregunta a los residentes qué necesitan para sentirse como en casa, y qué tipo de vida quieren para sus hijos, y luego les da el apoyo para hacer que esas cosas sucedan.

Budimlic, que emigró a Rochester a mediados de la década de 1990 después de huir de Bosnia durante la guerra, dice que es un modelo que es capaz de producir soluciones a largo plazo.

“Si ayudamos a los residentes a crear sus propias soluciones, entonces se convierten en dueños de estas soluciones y estarán orgullosos de ellas, y así serán más sostenibles, a largo plazo”, dijo.

A medida que el sol comienza a caer, la multitud se disipa y se dirige a casa. Más tarde esa noche, la policía responderá a un tiroteo a pocas cuadras de los campos, lo que subraya los retos del vecindario y la necesidad de encontrar soluciones.

https://www.mprnews.org/newspartners/story/2019/08/27/to-build-trust-safety-neighborhood-looks-to-soccer