Europa contra el desperdicio de alimentos

Por CCS

La Comisión Europea ha asegurado que está “totalmente comprometida” con la lucha contra el desperdicio de alimentos y con el objetivo de reducir a la mitad la pérdida de comida en 2030, al mismo tiempo que ha lamentado que el informe del Tribunal de Cuentas que critica su gestión de este problema no haya reconocido el trabajo efectuado desde 2012 con los países del bloque comunitario.

“La Comisión está totalmente comprometida con liderar los esfuerzos europeos para combatir el desperdicio de alimentos, desde la granja hasta el plato, y queremos hacer progresos sólidos para cumplir el objetivo de reducir a la mitad el desperdicio de comida en 2030”, ha señalado en una rueda de prensa el portavoz de Medio Ambiente del Ejecutivo comunitario, Enrico Brivio.

Bruselas ha respondido de esta manera a las observaciones del Tribunal de Cuentas de la Unión Europea (UE), que en un informe ha acusado a la Comisión Europea de no actuar de forma eficiente y de falta de ambición, al haber desarrollado accione “fragmentadas” e “intermitentes” para hacer frente al problema. “No estamos de acuerdo con todas las conclusiones y lamentamos que todo el trabajo hecho con los Estados miembros desde 2012 no ha sido completamente reconocido”, ha destacado Brivio.

El portavoz ha afirmado que “muchas” de las observaciones expresadas por los auditores europeos ya han sido abordada por iniciativas que están en marcha, al mismo tiempo que ha recordado que el paquete de economía circular adoptado en 2015 “confirmó de nuevo” el compromiso de Bruselas y estableció un plan de acción.

Precisamente, Bruselas ha subrayado que “un elemento clave” de este plan de acción ha sido el lanzamiento de una plataforma dedicada al desperdicio de comida, que aglutina tanto a actores públicos como a actores privados. “Es extraño que el Tribunal critique nuestros esfuerzos cuando está claro que juntar a actores públicos y privados es un modo muy efectivo de abordar el problema”, ha manifestado Brivio.

No obstante, le propio informe de los auditores europeos advierte de que esta plataforma “no aborda adecuadamente” las deficiencias que recoge el estudio y “no es el instrumento adecuado para fortalecer la estrategia de la UE”.

El portavoz de la Comisión Europea también ha recalcado que Bruselas está “tratando de identificar a modos para facilitar la donación” de alimentos, otra de las deficiencias incluidas en el estudio de los auditores europeos, que consideran que existen “barreras” que impiden la donación, como la falta de claridad en las normas europeas.