Escuelas segregadas de las Ciudades Gemelas

Por Josh Verges

La Corte Suprema de Minnesota está considerando si revive un caso que buscaba eliminar la segregación de las escuelas públicas en el área metropolitana de las ciudades gemelas. Un panel de la Corte de Apelaciones desestimó el caso en marzo, diciendo que si los estudiantes de color reciben una educación adecuada es una cuestión para la legislatura, no para los tribunales.  En el debate oral el martes 9 en Cruz-Guzman v. Estado de Minnesota fue si el caso debería proceder bajo una o ambas teorías legales: que la composición demográfica de las escuelas del metro viola la cláusula de educación, o la cláusula de protección equitativa en la constitución del estado.

El abogado de los demandantes Dan Shulman argumentó que el desequilibrio racial de las escuelas metropolitanas de Twin Cities ha empeorado las brechas de rendimiento, violando el derecho de los estudiantes de Minneapolis y St. Paul a una educación adecuada. En nombre del estado, la vice fiscal general Karen Olson dijo que el hecho de que los distritos escolares varíen ampliamente según los datos demográficos de los estudiantes no es por sí mismo inconstitucional. Y en cualquier caso, la composición de las escuelas no es obra del estado. Los jueces dudaron el martes sobre los criterios que los tribunales podrían usar para evaluar la calidad de la educación de esos estudiantes.

El juez Barry Anderson dijo que en Skeen vs. el Estado de Minnesota, una decisión de la Corte Suprema de 1993 sobre la adecuación de los fondos estatales para las escuelas, la discusión fue casi exclusivamente sobre los aportes financieros. “Hay muy poca discusión sobre los resultados”, dijo.

Cuando el panel de apelaciones desestimó el caso en marzo, dijo que los tribunales no son responsables de evaluar los resultados, como los puntajes de las pruebas y las tasas de graduación. Sin embargo, la juez Natalie Hudson dijo el martes que es el rol de los tribunales hacer cumplir la obligación constitucional de la Legislatura de proporcionar un sistema educativo. “Me parece que ése es nuestro trabajo y estaríamos abdicando nuestro trabajo si no existiera un mecanismo para que realmente hagamos cumplir la obligación”, dijo.

Olson argumentó que la constitución no garantiza un cierto estándar de calidad educativa.

“Lo que están tratando de hacer es ampliar la ley en el estado de Minnesota bajo la cláusula de educación para incluir un derecho fundamental a la educación y luego llevarlo adelante para decir que un derecho fundamental a la educación contiene un estándar cualitativo, que ese estándar cualitativo debe significar el equilibrio demográfico “, dijo Olson.

Pero el juez David Lillehaug se sintió frustrado cuando Olson no respondió directamente a ssu pregunta sobre cómo se podría ver una educación inadecuada. “¿Puede un sistema escolar segregado constituir un sistema educativo uniforme y general bajo la cláusula de educación?”, Preguntó repetidamente.

Volviendo a intentarlo más tarde, preguntó: “¿Se cumple el derecho fundamental si la Legislatura proporciona una educación inadecuada?”

Olson dijo que las preguntas no son relevantes al caso.

Qué podría pasar

Shulman quiere litigar el caso como una demanda colectiva en nombre de todos los escolares de Minneapolis y St. Paul. El demandante principal, Alex Cruz-Guzman, es un padre de St. Paul cuya hija no pudo ingresar a Highland Park Middle School, su escuela pública preferida.

Shulman y la NAACP (Asociación Nacional para el Progreso de la Gente de Color) de Minneapolis también demandaron al estado por la segregación escolar en 1995 con las mismas teorías legales, pero en la corte federal. Un acuerdo en ese caso creó The Choice Is Yours, un programa de elección de escuela que permitió a los estudiantes de bajos ingresos de Minneapolis asistir a escuelas suburbanas con el estado pagando por el transporte.

Shulman dice que las escuelas en el metro de siete condados han crecido aún más segregadas desde ese momento. Él culpa a las liberales leyes estatales de inscripción abierta y al subsidio de las escuelas chárter de razas singulares, así como a los límites de asistencia establecidos por los distritos escolares individuales.

Todo esto podría estar sujeto a escrutinio por parte de los tribunales si el Tribunal Supremo falla a favor de Gruz-Guzman.

Si el caso es renacido y finalmente Shulman tiene éxito, obtendrá una declaración de que el estado no está haciendo su parte para proporcionar a los estudiantes de Twin Cities una educación adecuada. Los abogados luego encontrarían una solución, sujeta a la aprobación y supervisión de los tribunales.

Una victoria en el presente caso también sería un buen augurio para un caso relacionado, Forslund v. State of Minnesota, que alega protecciones sindicales basadas en la antigüedad para los maestros que están perjudicando a los estudiantes de color.

También fue desestimado por los tribunales inferiores, pero será examinado por el Tribunal Supremo.

Olson, el fiscal general adjunto, mencionó ese caso el martes. Ella dijo que, si bien Cruz-Guzmán busca ajustar el equilibrio demográfico de los estudiantes como una medida de calidad para la garantía de educación constitucional, Forslund busca ir más allá al agregar calidad docente.