En el vientre del monstruo

Monsanto y la sustancia maligna que busca acabar con miles de años de cultura mexicana

Marco Dávila 

 maidaca85@gmail.com

En cuanto a los alimentos que la gente consume día a día, hay mucha información que se les oculta. Sin embargo, gracias a que a inicios del siglo XXI la información, aunque difícil es a veces detectarla, fluye día a día como un río desbocado, hay mucho que sí se sabe, por ejemplo, sobre monstruos como Monsanto: a) Monsanto ha sido denunciada en muchos países del mundo por daños a la salud y al medio ambiente; b) Monsanto estuvo detrás de la creación de la primera bomba nuclear en la segunda guerra mundial; c) Monsanto operó una planta atómica en la década de los ‘80 para el gobierno de EEUU; d) Monsanto fue uno de los creadores de algo llamado “desfoliador agente naranja”, lanzado por EEUU contra las selvas de Vietnam; e) Monsanto, en el pasado se ha dedicado a la producción de plutonio; f) Monsanto fue uno de los primeros que fabricaron el famoso insecticida DDT, el cual en 1972 fue prohibido por el mismo EEUU; g) Monsanto fue productor del NutraSweet, un endulzante que es aproximadamente 150 veces más dulce que el azúcar, que posiblemente causa cáncer; h) Monsanto fue de los principales inventores del rBGH, hormona de Crecimiento Bovino, que se inyecta en las vacas para aumentar la cantidad de leche. Posiblemente causa de cáncer de mama, cáncer de colon y cáncer de próstata —se dice que es malísima, sobre todo para los niños—; i) El maíz con transgénicos de Monsanto contiene un herbicida que puede causar diversos tipos de tumores; j) Monsanto, al lugar a donde va contamina la tierra y el agua, por lo que su existencia no sólo es nociva para la salud, sino para el planeta; k) Monsanto espía e infiltra a organizaciones de activistas progresistas; l) Monsanto es de esas empresas gigantes que financian cabilderos, que invierten millones en limpiar su imagen, que tienen demasiado poder para sobornar a gente corrupta e influyente; m) Monsanto tiene información secreta que no le conviene hacer pública, sobre experimentos que ellos mismos han hecho con ratas de laboratorio; n) A Monsanto no le importan los tumores, la diabetes, el cáncer, la obesidad, la infertilidad, los defectos en los fetos y todos los males que pudiese causar a la salud de las personas. Lo que le importa a monstruos como Monsanto es aumentar las ventas y que la gente piense que sus productos son “seguros”; o) Monsanto busca destruir, intencionalmente, la agricultura campesina en todo el planeta. Su meta es llegar a controlar las opciones alimentarias de gran parte del mundo.

Por todo ello, en cuanto a lo alimentario, cabe destacar que la lucha que se libra en México, en nuestra América Latina y que libran día a día las gentes conscientes alrededor del mundo, no sólo es contra Monsanto —Monsanto es sólo un monstruo entre millones de monstruos ya existentes—, sino por la soberanía alimentaria de los pueblos. México, como cualquier país del mundo, tiene derecho a proteger su agricultura. Porque comer saludablemente, más que un privilegio, es un derecho de todos. Esta es una lucha entre una sustancia maligna, mejor conocida como transgénico (OMG-Organismo Genéticamente Modificado), y lo natural. Simplemente, de expandirse el maíz transgénico por todo el territorio mexicano, estaríamos hablando de la eliminación de decenas de razas y miles de variedades de maíz nativo. El maíz nativo pasaría a convertirse en un maíz mecánico, envenenado, con químicos, dañino para los animales, para la gente y para la naturaleza en todo su conjunto.

 

Leave a Reply