El voto por correo garantizará una elección segura y justa en noviembre

Por: Dean Phillips y Joe Neguse, The Minnesota Reformer

¿Qué podrían tener en común Minnetonka, Minnesota y Loveland, Colorado? No es ni la pesca en el hielo ni los rodeos. Son las papeletas de voto por correo.

En 2018, nuestros respectivos distritos congresionales, el 3º de Minnesota y el 2º de Colorado, generaron la mayor participación de votantes entre los 435 distritos del país, con un 73% de participación de votantes elegibles.

Como orgullosos miembros de la comunidad y representantes de estos distritos, ambos hemos visto cómo las reformas de votación accesibles e inclusivas pueden empoderar a los votantes. Colorado y Minnesota han estado a la vanguardia de invitar a más ciudadanos a participar en nuestra democracia. Los habitantes de Colorado pueden enviar sus boletas por correo antes del día de las elecciones, y la inscripción y preinscripción para los jóvenes de 16 y 17 años se puede realizar el mismo día. 

Los minnesotanos pueden votar temprano por correo hasta 46 días antes del día de las elecciones y también se les permite el registro y pre-registro el mismo día para los de 17 años. Estas reformas simples y razonables del proceso electoral han ayudado a aumentar la participación en proporciones históricas.

Las herramientas de sentido común como la preinscripción, la inscripción automática de votantes, la votación anticipada y la votación por correo son vitales para una democracia sana y comprometida. Esas medidas gozan de un amplio apoyo entre los estadounidenses de todas las perspectivas políticas y se incluyeron en el primer orden del día de la Cámara de Representantes en 2019: la H.R. 1, la Ley para el pueblo. La ley es un audaz proyecto de reforma democrática centrado en hacer el voto más accesible para todos. 

H.R. 1 promulgaría el registro automático de votantes en todo el país y el registro en el mismo día, ampliaría la votación anticipada y el voto por correo, fortalecería las leyes de ética de nuestra nación y trabajaría para eliminar el dinero negro de nuestra política.

A la luz de la crisis sin precedentes por la que nuestro país está navegando ahora, no podemos permitir que las tediosas disputas partidistas que dejaron a H.R. 1 languideciendo en el escritorio del Líder de la Mayoría del Senado Mitch McConnell arriesguen la salud de los estadounidenses que deseen votar este noviembre. Y eso significa que todos los americanos; Demócratas, Republicanos, Libertarios, Independientes y cualquiera que desee participar.

Con más de 80.000 estadounidenses muertos por COVID-19, más de 1,5 millones de personas con resultados positivos y muchos estadounidenses que viven bajo órdenes de permanecer en casa y políticas de distanciamiento social que probablemente se mantendrán durante muchos meses más, la elección de 2020 será diferente a todas las que se recuerdan. Por eso debemos tomar medidas inmediatas para garantizar unas elecciones seguras este noviembre, y la solución más lógica es ampliar el uso de las papeletas de voto por correo.

Utah, Oregón, Washington, Hawái y Colorado, una mezcla de estados rojos, azules y púrpuras, actualmente realizan sus elecciones enteramente por correo, mientras que otros 28 estados dan a los votantes la opción de hacerlo. Contrariamente a lo que algunos quisieran hacer creer, el voto por correo no es ni partidista ni un riesgo de fraude. 

La votación por correo tiene varias ventajas: es económico, conveniente, asegura un rastro de papel y aumenta la participación en los lugares donde se ha aplicado ampliamente. 

Y lo que es más importante, es la única manera de garantizar una participación sólida de los votantes sin arriesgar la salud y el bienestar de los votantes y los funcionarios electorales.

Por el contrario, la elección primaria de Wisconsin de hace unas semanas fue considerada por el Milwaukee Journal Sentinel como “la elección más antidemocrática de la historia del estado”. 

Lo que nos deja con dos opciones: ¿Queremos ser una nación que reduce el número de colegios electorales y obliga a los ciudadanos a hacer largas colas a principios del invierno en medio de una pandemia? 

¿O una que haga que el voto sea más seguro, justo y accesible durante una emergencia sanitaria nacional? Creemos que la respuesta es clara.

La pandemia ha puesto en peligro nuestras vidas y nuestros medios de vida, pero todavía estamos a tiempo de evitar que ponga en peligro nuestra democracia.

https://minnesotareformer.com/2020/05/20/vote-by-mail-will-ensure-a-safe-and-fair-november-election/