El jefe de policía de Minneapolis se jubila

El jefe de policía de Minneapolis se jubila

 

 

 

 

 

 

 

 

POR: RILYN EISCHENS-MN Reformer

 

El jefe de policía de Minneapolis, Medaria Arradondo, anunció este lunes que no buscará un tercer mandato en el departamento.

 

Arradondo, el primer jefe de policía negro de la ciudad fue nombrado en 2017 tras la renuncia de Janeé Harteau y supervisó el Departamento de Policía de Minneapolis durante uno de los años más difíciles de su historia. Se unió por primera vez al MPD en 1989 como oficial de patrulla del norte de Minneapolis.

 

“He sido bendecido con creces por haber servido a la gente de esta ciudad verdaderamente maravillosa.  Después de 32 años de servicio, creo que ahora es el momento adecuado para permitir un nuevo liderazgo, una nueva perspectiva, un nuevo enfoque y una nueva esperanza para dirigir el departamento hacia adelante”, dijo Arradondo en una conferencia de prensa el lunes.

 

Arradondo no dio una razón específica para su retiro y dijo que no está buscando puestos en otros lugares. Dejará el cargo a mediados de enero. El alcalde Jacob Frey dijo que planea nombrar un jefe interino esta semana.

 

Frey, que ha dicho que quería que el jefe sirviera otro mandato, dijo que se enteró de la decisión final de Arradondo de retirarse el lunes por la mañana.

 

“El jefe se ha presentado todos los días con integridad. Es alguien que es exactamente la misma persona delante de las cámaras que en privado”, dijo Frey en la conferencia de prensa. “El jefe Arradondo es realmente un hijo de Minneapolis”.

 

La salida de Arradondo se produce menos de dos años después de que un ex policía de Minneapolis asesinara a George Floyd, lo que provocó protestas internacionales contra la policía y un ajuste de cuentas racial. El departamento cuenta con cientos de agentes menos debido a una oleada de jubilaciones y reclamaciones por incapacidad, mientras Minneapolis se enfrenta a un aumento histórico de los delitos violentos.

 

“El impacto del asesinato del Sr. Floyd ciertamente permanecerá conmigo para siempre. Sin embargo, eso no influyó en mi decisión en este momento”, dijo Arradondo, citando la familia y su larga carrera en el departamento como factores de motivación.

 

Arradondo también trabajó como oficial de recursos escolares, oficial de ronda, comandante de la Unidad de Asuntos Internos y subjefe antes de convertirse en jefe.

 

Él y otros cuatro agentes negros demandaron al departamento por discriminación racial en 2007, alegando que habían sido injustamente disciplinados y que no habían recibido ascensos debido a su raza. La ciudad llegó a un acuerdo sobre el caso y pagó 740.000 dólares en 2009.

 

Durante su mandato, Arradondo encabezó varios cambios de política en el departamento, como la ampliación de la formación sobre prejuicios implícitos para los agentes y la aplicación de normas más estrictas sobre las cámaras corporales.

 

Tanto él como el departamento se enfrentaron a críticas por una serie de controversias durante su mandato, como la falta de disciplina de los agentes por mala conducta y la respuesta a los manifestantes durante los disturbios. En noviembre se presentó a los votantes una pregunta para desmantelar el departamento y crear un nuevo departamento de seguridad pública dirigido por un comisario, que fracasó.