El festival pretende celebrar la cultura afrolatina y luchar contra el “borrado”

El festival pretende celebrar la cultura afrolatina y luchar contra el “borrado”

 

Por: Vicki Adame-MPR

Ser latino a menudo significa tener más de una identidad.

 

Una de esas identidades, la afrolatinidad, es invisible para mucha gente, dijo Marisol Chiclana-Ayala, del Centro Cultural Boriken, una organización sin ánimo de lucro de St. Paul que comparte el arte, la música y las tradiciones afro puertorriqueñas.

 

“Los boricuas tienen ascendencia africana, indígena taína y, por supuesto, española. Y le decimos a la gente que debemos estar orgullosos de todas nuestras identidades y celebrarlas”, dijo Chiclana-Ayala.

 

Y esa es la idea del evento, AfroLatinidad – Vibras de la Diáspora, no sólo para celebrar y abrazar la afrolatinidad, sino también para educar.

 

Tendrá lugar el 8 de julio en La Doña Cervecería de Minneapolis.

 

LatinoLEAD organiza el evento en colaboración con el Centro Cultural Boriken.

 

La afrolatinidad ha sido un foco importante de LatinoLEAD, dijo su directora ejecutiva Irma Márquez Trapero. Este es el tercer año que la organización de liderazgo de Minnesota celebra un evento centrado en la afrolatinidad, los dos primeros fueron virtuales debido a la pandemia. La idea del evento surgió de una conversación que tuvo la organización sobre la inclusión de toda la comunidad latina y también el desafío a la anti-negritud dentro de la comunidad latina, dijo.

 

“Ha habido un borrador de la negritud dentro de nuestra comunidad latina. Como comunidad, tendemos a mantener las costumbres eurocéntricas. Y eso es a expensas de nuestras raíces indígenas negras”, dijo Márquez Trapero.

 

Aunque reconoce que es latina, Chiclana-Ayala dijo que es una etiqueta que le pusieron cuando se mudó a Minnesota. En Puerto Rico era boricua o puertorriqueña.

 

Latino e hispano son términos generales que se utilizan en Estados Unidos, y rara vez en América Latina y el Caribe, para identificar a las personas de los países latinoamericanos, que tienen culturas e historias distintas.

 

El evento no pretende separar a nadie, dijo Chiclana-Ayala.

 

“Sólo queremos decir que sí, que somos latinos. Y tenemos una parte muy importante de lo que somos y es nuestra herencia afro, y queremos compartirla”, dijo.

 

En 2020 había unos seis millones de afrolatinos en Estados Unidos, según un informe del Pew Research Center publicado a principios de este año. Los afrolatinos representaban alrededor del 12% de la población latina adulta en Estados Unidos.

 

Chiclana-Ayala dijo que ser afrolatino es tener una ascendencia total o parcialmente africana.

 

“Y reivindicar eso como parte de lo que eres. No tiene nada que ver con el color de tu piel”, dijo.

 

Camila Mercado Michelli, organizadora del evento, se identifica como afrodescendiente. Su padre es dominicano y negro. Su madre es argentina y blanca.

 

Mercado Michelli nació y creció en Puerto Rico.

 

El informe del Pew descubrió que las experiencias vitales de los afrolatinos están condicionadas por la raza, el tono de la piel y otros factores. Sus experiencias también difieren de las de otros latinos. El informe también reveló que, aunque la mayoría de los afrolatinos se identifican como hispanos o latinos, no todos lo hacen.

 

“Yo soy multicultural, multirracial. Así que mucho de lo que experimenté como mujer joven en Puerto Rico, pero también en Minnesota, influyó mucho en cómo me veo a mí misma en esta diáspora afro”, dijo Mercado Michelli.

 

“Somos el grupo étnico más diverso del mundo. Tenemos asiáticos, tenemos indígenas, tenemos blancos europeos, tenemos mulatos, mestizos… todo. Todo lo que se te ocurra. Y hay que celebrarlo y reconocerlo”.

 

Además de la educación, el evento también se centrará en la música. El percusionista internacional Beto Torrens, de Puerto Rico, actuará durante el evento. La música, especialmente el ritmo de los tambores está estrechamente relacionado con la afrolatinidad, dijo Chiclana-Ayala.

 

“Es algo que todos tenemos en común. Los que compartimos esa herencia y tradición afro. Los tambores son algo que realmente nos une. El ritmo del tambor. El sonido del tambor es algo que está realmente cerca de nuestro corazón y es lo que somos”, dijo.