El Festival de Cine Cubano en Minnesota cumple 10 años

El jueves, 21 de febrero se inaugurará el 10º Festival de Cine Cubano en Minnesota. Se presentarán 6 películas en 6 jueves consecutivos, concluyendo el 28 de marzo.

Han sido diez años de trabajo constante del grupo Minnesota Cuba Committee—los coordinadores del festival. Esto ha sido posible, en gran parte, por la colaboración solidaria del Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC) que han estado proveyendo las películas cubanas que se exhiben en el festival.

En 2019, el festival está dedicado a los aniversarios 60 de la Revolución Cubana y de ICAIC. Es presentado por el Minnesota Cuba Committee en colaboración con MSP Film Society e ICAIC.

Los títulos de las películas son: The Forbidden Shore, Los buenos demonios, Cubanas, mujeres en revolución, Sergio & Sergei, El regreso, y Ghost Town in Havana.

El jueves 21 de febrero, el festival presentará The Forbidden Shore, un magnífico documental del canadiense Ron Chapman. El filme hace un ambicioso recorrido por los diversos géneros musicales de la isla enriquecido con anécdotas y opiniones de los propios artistas y por una exquisita banda sonora.

En las entrevistas, los músicos hablan de los encantos y las peripecias que trae consigo ser músico en Cuba. Entre los temas sobresalen el dilema de la emigración, la desconexión de la isla del resto del mundo y las consecuencias que ha tenido en la industria musical cubana el embargo de Estados Unidos.

El documental explora la diversidad de la música cubana en Cuba, como: son, salsa, trova, nueva trova, reggaetón, rock, jazz, metal, rap, electrónica, clásica, coral, pop, changui, danzón, rumba, yoruba, bolero, conga, timba, mambo y mucho más.

Pero el presente solo puede entenderse dentro del contexto del pasado, por lo que la estupenda banda sonora se compone de música nueva y antigua, de los sonidos de artistas modernos iconoclastas y la música inmortal de la vieja guardia. Es un itinerario único al corazón y el alma de una cultura musical sin igual, un lugar donde se cultiva y desarrolla la música a través del firme deseo de su gente de crear un sonido muy propio.

Ron Chapman, el realizador del filme, declara que cuando visitó Cuba por primera vez se sintió abrumado por lo que no conocía. Le asombró la diversidad de su música; en su investigación encontró que en Cuba existen más de 33 géneros musicales, y de lo poco que la música cubana se conoce o se toca internacionalmente, con excepción de Buena Vista Social Club.

En Cuba tuvo la oportunidad de conocer sobre la rumba y el rap y mucho más. Quizo hacer un filme que trascendiera fronteras y la dificultad de viajar y las restricciones impuestas por el embargo de los Estados Unidos.

Ron Chapman declara que “si no fuera por el embargo, no creo que la música cubana hubiera evolucionado como lo hizo. Los artistas cubanos no hacen música para que tenga éxito comercial, o para ostentar cadenas de oro o fiestas, es todo sobre su arte y la relación con otros artistas”.

La intención del filme es derribar los mitos sobre Cuba y su pueblo, presentando la gran diversidad de talentos musicales y la relación colaborativa de los artistas y su pasión y amor por el arte. Es un proceso creativo que no está afectado o informado por la necesidad de crear para un mercado internacional que exige hacer música o arte con fines de lucro.

Las influencias mayores de la música cubana provienen de África y de Europa, principalmente España, produciendo una mezcla interesante y muy rica.

Hasta el triunfo de la Revolución Cubana (1959), la música y los artistas cubanos viajaban libremente por el mundo y existía una conexión y un diálogo entre los artistas y el mundo. Después de 1959, los artistas cubanos ya no pudieron viajar, conocer y ser influenciados por el contacto con artistas extranjeros. Además, las disqueras multinacionales conectadas con los Estados Unidos no podían contratar a un artista de la isla debido al bloqueo impuesto por los EE.UU. a Cuba, dificultando exportar la música cubana.

Como resultado, Cuba creo una comunidad y una identidad musical que no se basaba en atender los gustos de la comunidad internacional. La música fue creada solamente para la población cubana y una reflexión del pueblo cubano, su cultura, sociedad, política y vida.

En The Forbidden Shore, se escuchan los comentarios de 40 artistas, entre ellos algunos grandes músicos que el mundo no conoce todavía, tales como X Alfonso, Haydee Milanés, Kelvis Ochoa, Roberto Fonseca, Aldo López Galvan and Harold López Nusa, Telmary, Charanga Habanera, Danay Suarez, Roberto Podermo, Djoy de Cuba y Polito Ibáñez.

En gran parte, la razón por la que la isla ha sido la cuna de una música tan singular ha sido el aislamiento. Cuba, como país, ha sido como una “placa Petri”, los artistas influenciándose unos a otros, sin la oportunidad de salir del país y relacionarse con otros artistas. Mayormente, eso era posible en la interacción con artistas que visitaban brevemente a Cuba, y por la música que llegaba al país que podían encontrar.

Fuera del país, no existían estaciones de radio y televisión, periódicos, revistas o conexión de Internet al alcance de la mayoría de la población.  Los artistas tomaban elementos de esos estilos musicales e integraban algunos elementos en la base musical, que crecía y se expandía, pero siempre anclada en sus raíces cubanas.

Ron Chapman espera que esta película motive al público a buscar y encontrar la música de estos artistas y exponer a las audiencias a nuevos estilos de música para alentarlos a que visiten Cuba y que conozcan mejor a Cuba a través de la música, y en el caso de los EE.UU. entender mejor los efectos del embargo en la población, en el pueblo de Cuba, y para que influencien a sus líderes a terminar esta situación política que ha causado tanto daño al pueblo cubano, e impidió al pueblo de EE.UU. a conocer y tener una relación y una comprensión verdadera del pueblo cubano.

Ron Chapman es músico, productor, director y emprendedor. Fue manager de músicos, produjo álbumes, y fue realizador de videos de rock. Fue propietario del legendario club “The Edge” en Toronto, Canadá. Por varias décadas ha estado produciendo y dirigiendo comerciales para televisión, trabajando con algunos grupos musicales de renombre mundial.

La  sede del festival es St. Anthony Main Theatre, 115 SE Main Street, Minneapolis.

Para más información y ver el tráiler de las películas, ir a mspfilm.org, o minnesotacubacommitte.org