“El déficit de comercio que no es”

Por Raoul Lowery Contreras

La consejera presidencial Kelly Anne Conway en Fox News hizo el siguiente comentario el Domingo 29 de enero de 2016: “Te diré lo que no es una gran cosa, aquí no es una gran cosa – no es genial que tengamos un déficit comercial de $ 60 mil millones con México”.

He conocido a Kelly Anne Conway, ella es brillante y muy agradable. Pero en algunos temas ella no tiene ni idea. El comercio con México es uno.

En mi condado de San Diego 100,000 hombres y mujeres trabajan en comercio directo con México. Si añadimos a la gente en las tiendas minoristas, gasolineras, restaurantes de comida rápida, escuelas privadas y atracciones turísticas como Sea World, el zoológico de San Diego y LEGOLAND. Los visitantes mexicanos gastan anualmente de dos a tres billones de dólares en mi condado.

¿Sabe Conway que los Estados Unidos venden a México el 30% de los frijoles que come, el 50% del trigo, el 80% del arroz y más de 17 millones de toneladas de maíz amarillo, así como otros alimentos frescos y procesados?

¿17 millones de toneladas de maíz? ¿Maíz que se creó a partir de hierba en el Valle de México hace eras?  Maíz que cubre casi cada pulgada cuadrada de Iowa, Illinois, etc.

¿Sabe ella que cada automóvil fabricado en México, incluyendo marcas alemanas, japonesas, chinas y estadounidenses, incluye 40 o más por ciento de piezas fabricadas en Estados Unidos de Michigan y Ohio?

¿Sabe ella que la queja principal por su jefe de los trabajos americanos que van a México es falsa?

“Google” pérdida de empleo a México bajo el TLCAN. 50.000 empleos por año se perdieron durante los primeros 20 años del TLCAN (13% de todos los empleos perdidos). Los trabajos perdidos por la automatización en el sector manufacturero estadounidense (80% + más) empequeñecen los trabajos que fueron a México.

Los trabajos han desaparecido por la automatización, la consolidación y las computadoras. Ingrese a cualquier banco grande y cuente los escritorios vacíos que solían estar llenados por personas.

Periódicos: Visité el periódico Chronicle de San Francisco y dos tercios de su edificio estaba vacío. En San Diego, el periódico está ahora impreso en Los Ángeles. Su personal se trasladó de su propio edificio que solía tener cientos de empleados a un centro de alta altura. Allí, varias docenas de empleados trabajan en tres pisos – una fracción de lo que el periódico empleó hace cinco años.

Los empleos estadounidenses desaparecen tan rápido como se crean. Afortunadamente se crean más empleos de los que desaparecen. “Google” trabajos perdidos / creados. Uno encuentra la Oficina de Estadísticas Laborales sobre las pérdidas de trabajo / ganancias. Los empleos perdidos para México “podrían” ser 150.000 empleos en un trimestre dado. Se verá que en el primer trimestre de 2016 se perdieron más de 5.000.000 de empleos en los Estados Unidos. Eso es cinco millones.

El TLCAN, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, no es la causa de la pérdida de empleos en los Estados Unidos; Tanto Kelly Anne Conway como el presidente Donald Trump están equivocados.

La acusación del Presidente Trump de que el TLCAN es el peor acuerdo comercial creado – que es un desastre, no sólo es incorrecto, es terriblemente absurdo. El TLCAN puede ser el mejor acuerdo comercial de la historia mundial.

El déficit comercial con México no es desastroso, no transfiere la riqueza estadounidense a México. Es, de hecho, la creación de miles de millones de dólares de la riqueza estadounidense, así como seis millones de puestos de trabajo. ¿El déficit? Los mexicanos venden más a los Estados Unidos que los estadounidenses venden a los mexicanos.

La distribución del ingreso tiene mucho más que ver con el déficit que con los gobiernos. Hay más pobres (50%) en México y no pueden comprar tanto como los pobres estadounidenses (15%) porque tienen mucho más ingresos, pueden comprar más.

Cada centavo que un estadounidense ahorra comprando un widget duty-free o un automóvil fabricado en México es un centavo que el estadounidense tiene extra para comprar otro producto de otro negocio o depositarlo en una cuenta de ahorros.

Una mirada macro a los miles de millones  que los estadounidenses ahorran al comprar un automóvil de fabricación mexicana o “Los aguacates de Meh-ee-coh” o los miles de millones que ganan por vender a México demuestran que el TLCAN es bueno. Estados Unidos tiene una balanza comercial positiva con México en productos manufacturados, productos de alta tecnología y agrícolas, por ejemplo.

En el ahorro y las ventas estadounidenses hablamos de miles de millones.

Los estadounidenses venden millones de toneladas de maíz y miles de productos que los mexicanos compran en su concesionario Ford local, “Costco”, “Sam’s Club” o “Wal-Mart”. Una vez que los estadounidenses lo saben, podrían deducir que Kelly Anne y Donald Trump están equivocados sobre el TLCAN y México.

Contreras es autor de THE MEXICAN BORDER: IMMIGRACIÓN, GUERRA Y UN TRILLÓN DE DÓLARES EN EL COMERCIO (Floricanto Press, agosto de 2016)