El Bosque Nacional Superior contrata al primer enlace tribal a tiempo completo

El Bosque Nacional Superior contrata al primer enlace tribal a tiempo completo

 

Por: Dan Kraker-MPR

 

Por primera vez, el Bosque Nacional Superior tiene un enlace tribal a tiempo completo.

 

Juan Martínez coordina la comunicación entre el bosque nacional y las tres bandas ojibwe del noreste de Minnesota: la Banda Bois Forte de Chippewa, la Banda Fond du Lac de Chippewa del Lago Superior y la Banda Grand Portage de Chippewa del Lago Superior.

 

Las bandas ocuparon los casi 4 millones de acres que ahora conforman el Bosque Nacional Superior mucho antes de que el gobierno federal lo adquiriera, y mantienen los derechos de caza, pesca, recolección y práctica de sus tradiciones espirituales en la tierra según un tratado de 1854 firmado con el gobierno federal.

 

“Todo esto era su territorio tradicional antes de que el Servicio Forestal lo adquiriera”, dijo Martínez. “Así que es importante que hagamos nuestra debida diligencia y que mantengamos y estemos al tanto de esa consulta y coordinación”.

 

Martínez comenzó su nuevo cargo en enero, pero no se trasladó a Minnesota hasta julio. Es originario de Taos Pueblo, en Nuevo México, y tiene ascendencia tewa y comanche.

 

El gobierno federal tiene la obligación legal de consultar a los gobiernos tribales sobre los proyectos que les afectan. Martínez llama a esa consulta la “Gran C”.

 

“Pero la parte importante es la ‘c’ pequeña, la parte de la coordinación, en la que están su personal y el nuestro, estudiando juntos los proyectos y decidiendo lo que es mejor para el paisaje”.

 

Uno de los proyectos en los que trabaja Martínez es la propuesta de ampliación de la zona de esquí de las montañas de Lutsen en 495 acres de terrenos adyacentes del Servicio Forestal.

 

Lutsen afirma que se necesitan nuevas pistas de esquí, telesillas y otras adiciones para competir con las grandes estaciones de esquí del oeste. La banda de Grand Portage ha argumentado que el proyecto compromete sus derechos en virtud del tratado.

 

“Se lo debemos a las tribus para que presten más atención a su voz”, dijo Ellen Bogardus-Szymaniak, guardabosques del distrito de Tofte en el Bosque Nacional Superior.

 

“Tenemos muchas cosas importantes en marcha aquí”, dijo, citando la propuesta de Lutsen, así como los proyectos mineros propuestos, como la mina subterránea de cobre-níquel de Twin Metals, situada en terrenos del Servicio Forestal a las afueras de Ely, justo al sur de las Aguas Fronterizas. “Y tenemos que contar con la participación de las bandas”.

 

En el pasado, el trabajo de enlace tribal nunca fue un puesto específico en el Superior. Siempre se añadía a las funciones de otro puesto. Otros bosques cercanos, como el Chippewa National Forest, ya tenían un enlace tribal a tiempo completo.

 

Tanto Bogardus-Szymaniak como Martínez afirmaron que el año pasado el gobierno federal se esforzó por mejorar la relación con las tribus.

 

“Es una asociación”, dijo Martínez. “No somos nosotros y no son ellos, es una cosa de tipo conjunto”.