El amor en una mazorca: El ritual de los tamales convierte a los amigos en familia

El amor en una mazorca: El ritual de los tamales convierte a los amigos en familia

 

Por: Meca Bos-MPR

Durante siglos, la comida y los alimentos han ayudado a conectar vidas y culturas. Como parte del proyecto Viaje a la Estrella del Norte, MPR News se puso en contacto con la escritora gastronómica de las Ciudades Gemelas, Mecca Bos, para que compartiera algunas historias sobre platos culturales emblemáticos y sobre cómo los rituales de elaboración y consumo de alimentos pueden unir a la gente.

 

Mi amigo Jeremy Moran y yo nos unimos en torno a los tamales.

 

Katie Myre, que nos conocía a los dos, se dio cuenta de que compartíamos nuestra afición por los tamales. Nos presentó, y bam, ahora nos queremos. Hacemos tamales juntos, y eso nos hace más cercanos. Así es como funcionan los tamales.

 

Jeremy nació y creció en el Bronx, y llegó a Minnesota en 2015 para seguir una relación. Luego consiguió un gran trabajo. Luego se casó. Compraron una casa, así que este es su hogar ahora.

 

Pero sin un verdadero sabor de su otro hogar, tenía demasiada nostalgia para llamar realmente a Minnesota su hogar.

 

Así que llamó a su madre, y comenzó a preguntarle sobre su cocina. Y la cocina de su madre. Y a través del acto de hacer masa envuelta en hoja de maíz, empezó a sentirse mejor.

 

“Quiero continuar con esto no sólo por mí, sino por ella”, recuerda Jeremy de aquellas primeras llamadas telefónicas. “Tener esos momentos de cuando estaba aprendiendo a hacer tamales por primera vez y llamarla por FaceTime desde Minnesota y simplemente decir: ‘Oye, ¿cómo se ve esto? ¡Esta es mi masa!’ Y con una conexión o calidad de video no muy buena, ella podía mirarlo y decir: ‘Te olvidaste de la manteca, ¿no? Y yo decía: ‘Sí, lo hice. Tienes razón. Voy a doblar un poco ahora mismo'”.

 

Jeremy hablaba mientras me unía a él, a Katie y a otro amigo -el chef Sean Sherman del restaurante indígena Owamni de Minneapolis- para preparar una tanda de tamales.

 

Es el plato mexicano más emblemático que existe: masa de maíz mezclada con manteca de cerdo y caldo, envuelta en carne, verduras o queso, y luego envuelta de nuevo en hoja de maíz o de plátano y cocida al vapor. Por lo general, se trata de un esfuerzo comunitario en el que la familia y los amigos se reúnen para hacer docenas y docenas a la vez.

 

“Así es como se consigue todo el chisme”, dice Jeremy.

 

“Chisme” significa joke en español.

 

Y sí, mientras se enrollan los tamales, es el momento perfecto para reír, hablar, cotillear y estrechar lazos.

 

“Realmente es mucho mejor con gente”, dice Jeremy. “Así es. Tradicionalmente, es una cadena de montaje. Hay una jerarquía en el proceso de elaboración. Es decir, los chicos más jóvenes que no están mezclando la masa ni cocinando nada, les haces limpiar la hoja de maíz y te aseguras de que esté toda empapada para que se pueda utilizar en el proceso de elaboración de los tamales.”

 

Preparar juntos alimentos como los tamales es como un lenguaje, que quizás ofrece una comunicación aún más intuitiva o visceral que la de hablar con el otro. Es una historia, un relato, una cultura. Es un linaje familiar que puede transmitirse incluso cuando las palabras u otras historias pueden fallar o perderse.

 

Para mí y para Jeremy, los tamales son una instantánea perfecta de este fenómeno.

 

“Se trata de conectarse como primera generación de mexicanoamericanos”, dice Jeremy. “Se trata de conectar con la madre patria, de conectar con la cultura de mi madre, de conectar con lo que ella vivió, con lo que mi abuela vivió y así sucesivamente. Siempre se puede trabajar para conseguirlo. Es algo en lo que inviertes, y que se paga, ¿sabes?”.

 

Lo sé.

 

Aunque podría ser más fácil reunirse en un bar y tomar una cerveza, el trabajo y el esfuerzo extra que se necesita para enrollar cien tamales es rentable en formas que van más allá de la experiencia de unión de llevar a cabo esta tarea juntos. Jeremy llama a los tamales “amor en una mazorca”.

 

Significa que, cuando terminamos la tarea, después de que todos los tamales se apilan dentro de la olla y se cuecen al vapor, se enfrían y se envuelven en papel de aluminio con destino al congelador, podemos pasarlos a amigos y familiares hasta que el congelador esté vacío.

 

Entonces es el momento de otra sesión. Esas personas pueden saborear realmente ese amor, y estarán deseando que llegue la siguiente tanda.

 

“Para mí, esto eran las vacaciones, los cumpleaños… era muy especial”, recuerda Jeremy de los tamales de su infancia. “Y luego, cuando me enteré de que “Oh, Dios mío, esto es mucho trabajo – entonces se convirtió en aún más especial para compartir con mis amigos y ser como, ‘Hey, esto es lo que hice por ti'”.

 

Y lo que los tamales hacen por mí y por Jeremy -este ritual compartido- es ayudarnos a eliminar las fronteras imaginarias y las líneas de sangre, y hacer familia de nuestra amistad.

 

“Todavía recuerdo mi primer intento de hacerlo aquí. Lo hice con un amigo que tenía del trabajo. Y siendo una persona que se mudó a Minnesota, hacer amigos no siempre fue fácil. Pero poder decir: ‘Oye, vamos a hacer esto juntos’. Llegamos a conocernos mejor”.

 

Los tamales no tienen tiempo para límites imaginarios.