Ejército de EUA incorporará a inmigrantes indocumentados

El programa de Acceso Militar en el Interés Nacional (MAVNI) ha permitido durante años la inscripción militar a ciertas categorías de inmigrantes legales, pero por primera vez será expandido para incluir a indocumentados con habilidades especiales

WASHINGTON (NTX).- El Departamento de Defensa de Estados Unidos presentó un plan inédito que permitirá ingresar a sus filas a inmigrantes indocumentados con talentos especiales, que sean elegibles bajo el programa de acción diferida (DACA).

El programa de Acceso Militar en el Interés Nacional (MAVNI) ha permitido durante años la inscripción militar a ciertas categorías de inmigrantes legales, pero por primera vez será expandido para incluir a indocumentados con habilidades especiales.

El plan, que había estado bajo análisis durante meses e incluso fue pospuesto al menos una vez a petición de la Casa Blanca, generó sin embargo reacciones encontradas entre grupos defensores de los inmigrantes indocumentados.

La Coalición Dream, que aglutina a jóvenes indocumentados elegibles bajo DACA, consideró la medida del Pentágono como un primer paso para permitir a cierto tipo de inmigrantes servir en las fuerzas armadas.

“Pero necesitamos tomar en cuenta que este cambio sólo permitirá que se enliste una cantidad insignificante de ‘dreamers’ (beneficiarios de DACA) que aspiran a servir a su país”, señaló la coalición.

Hasta el momento los beneficiarios de MAVNI (que se limita a mil 500 al año) han estado concentrados en inmigrantes con ciertas habilidades o manejo de idiomas que son escasos entre los especialistas del Pentágono.

Entre estos tienen alta demanda los inmigrantes que hablan árabe, chino o persa, pero no los hispano parlantes, debido a que existe una proporción de latinos en las filas del ejército, marina, infantería y fuerza aérea.

Otros inmigrantes de interés para el Departamento de Defensa son aquellos con habilidades médicas, necesarias en momentos que Estados Unidos escaló sus operaciones en Medio Oriente.

América’s Voice, una organización que durante años ha defendido la urgencia de una reforma migratoria, calificó como “débil” la acción ejecutiva del gobierno de Obama.

“Esta incursión en la acción ejecutiva es una hoja de parra que pretende ayudar a los soñadores pero que, de hecho, ayuda a casi nadie”, señaló su director Frank Sharry.

“Muy pocos, si es que alguno, de los beneficiarios DACA incluso califican para este programa. Muchos soñadores patrióticos, calificados serán dejados al margen, incapaces de servir al país que conocen y aman”, añadió.

Se trata de la respuesta ejecutiva a iniciativas similares bajo consideración en el Congreso.

En mayo el liderazgo republicano de la Cámara Baja bloqueó la consideración del proyecto de ley “ENLIST”, que abre el servicio militar a indocumentados.

La iniciativa ENLIST permitiría el servicio castrense a indocumentados que llegaron a Estados Unidos antes de cumplir los 15 años y los convierte en residentes legales cuando completen un “servicio honorable”.

Unos 114 mil extranjeros participaban en las fuerzas armadas del país en 2009, de los cuales un 12 por ciento no era de ciudadanos estadounidenses, toda vez que sólo pueden enrolarse legalmente los residentes, ciudadanos o personas “vitales al interés nacional”.

Los residentes permanentes que son aceptados en las fuerzas armadas tienen derecho a un trámite de “vía rápida” de sus solicitudes de ciudadanía estadunidense.

En el caso de la expansión del programa MAVNI, sólo podrán solicitar sus beneficios aquellos inmigrantes indocumentados que llegaron a Estados Unidos antes de los 16 años con sus padres y no han salido del país desde 2007.

Iniciado como un programa piloto en 2008, MAVNI estaba previsto a expirar este año pero será expandido al menos por dos años más.

 

Critican limitado ingreso de indocumentados a ejército en EUA

La decisión del Departamento de Defensa de abrir la inscripción militar a un reducido número de indocumentados es limitada, miope y puede ser usada como anzuelo contra inmigrantes, coincidieron activistas, legisladores y expertos

 

El Pentágono amplió el plan de Acceso Militar en el Interés Nacional (MAVNI), para abrir las filas de las fuerzas armadas a inmigrantes sin documentos con habilidades médicas o lingüísticas, pero sólo si cumplen los criterios del Programa de Acción Diferida (DACA), los llamados “dreamers”.

“Es bastante desconcertante y decepcionante que el Departamento de Defensa haya decidido un enfoque limitado, miope, de abrir la inscripción a dreamers y elegido beneficiar a un número tan limitado”, deploró el director de la organización América’s Voice, Frank Sharry.

Aunque el Departamento de Defensa permite la inscripción de residentes permanentes, es la primera vez que autoriza el ingreso a indocumentados que dominen el urdu, farsi o chino. También se requieren médicos o dentistas. El idioma castellano no califica.

Margaret Stock, teniente coronel retirada de la Reserva del Ejército, estimó que apenas unos 10 o 12 “dreamers” se beneficiarían bajo los estrictos criterios de MAVNI, que tiene sólo un cupo de mil 500 lugares al año y más de tres mil residentes permanentes en fila.

“Realmente esto parece un anzuelo. La administración (Obama) dice ‘te vamos a ayudar, pero en realidad no lo vamos hacer’. Con mucha suerte podrán aceptar a una docena de beneficiarios de DACA”, indicó.

El programa MAVNI ha sido popular porque permite una ruta expedita a la ciudadanía para quienes logran ser aceptados, un proceso que regularmente podría demorar años.

Hina Naveed -una inmigrante paquistaní con interés en enrolarse en el ejército y que domina el urdu, uno de los idiomas buscados por el Pentágono, además de estudiar enfermería- sostuvo que no solicitará los beneficios en protesta por su carácter limitado.

“Si esto es indicativo del enfoque que el presidente (estadunidense Barack Obama) puede tomar, no es suficiente. Ofrece migajas”, apuntó.

Obama prometió usar este verano su autoridad ejecutiva para dar alivio migratorio, pero pospuso su anuncio hasta después de las elecciones del 4 de noviembre, en medio del temor de senadores demócratas de ser atacados políticamente por sus rivales republicanos.

“La administración Obama está indicando que tiene el poder de permitir que los beneficiarios de DACA sirvan en las fuerzas armadas, pero están eligiendo no usarlo”, lamentó el principal legislador promotor de la reforma migratoria, el demócrata de Illinois, Luis Gutiérrez.

Se estima que unos 114 mil extranjeros participaban en las fuerzas armadas de Estados Unidos en 2009, de los cuales un 12 por ciento no era ciudadano estadunidense, toda vez que sólo pueden enrolarse legalmente los residentes, ciudadanos o personas “vitales al interés nacional”.

“Los ‘dreamers’ no van a ser engañados por los últimos esfuerzos de la administración de aplacar a la comunidad abriendo el ejército a un pequeño grupo”, señaló Felipe Sousa-Rodríguez, de la coalición de jóvenes indocumentados United We Dream.

“El programa piloto MAVNI tiene requisitos que la vasta mayoría de jóvenes no pueden cumplir y dejaría fuera a miles de soñadores que son capaces de servir a su país si les dan una oportunidad”, añadió.

Bajo los criterios de MAVNI, sólo podrán solicitar sus beneficios aquellos inmigrantes indocumentados que llegaron a Estados Unidos antes de los 16 años con sus padres y no han salido del país desde 2007.

Aunque inició en 2008 como un programa piloto, MAVNI estaba previsto a expirar este año pero fue expandido al menos por dos años adicionales. El ingreso de algún inmigrante indocumentado al ejército podría demorar hasta un año, según la teniente coronel Stock.