Después de hablar de “pandillas” y “drogas”, West St. Paul devuelve sus aros de baloncesto

Por: citypages.com

Residentes de West St. Paul se reunieron en las cámaras del Consejo de la ciudad y trataron de responder a una pregunta importante- aunque rara -. ¿Estará la ciudad lista para volver a tener privilegios de baloncesto?

Esta pregunta va todo el camino de vuelta al 2005, cuando el Consejo votó por eliminar las canastas del Parque Haskell.

“Hubo muchas quejas en el vecindario sobre el ruido, el uso de drogas y la actividad pandillera”, explicó Dave Schletty, director de parques y recreación. “Y básicamente giraba en torno al uso de la cancha de baloncesto.”

Un año más tarde, sucedió casi lo mismo en Oakdale Park, el “problema”, como Schletty lo puso, se había movido de un parque a otro. Esos aros también se quitaron. Lo único que queda son polos solitarios e inútiles.

Las canchas, dijo el alcalde Dave Napier, están bastante vacías. “No me gusta admitirlo, pero hay unas pocas personas que lo estropean todo para los demás.”

Él cree que el Consejo hizo lo que tenía que hacer en ese momento, pero no cree que sea justo para la comunidad seguir castigándola por hechos pasados. Algunos residentes incluso han establecido un aro improvisado en las calles.

Lo que siguió fue un largo desfile de intenso testimonio público. Estaba claro que no todos pensaban como Napier. Incluyendo Dwane Melville, que vive frente a Oakdale Park y dijo que recuerda cómo eran las cosas antes de que se quitaran los aros.

“Hasta donde podíamos ver, no había niños locales usando esas canchas de básquetbol”, dijo. “De dónde venían esas personas, no lo sabemos.”

Pero quienquiera que fueran estos niños de secundaria y adultos jóvenes, estaban metiéndose en “peleas de pandillas”, “teniendo sexo detrás de los árboles”, y dando vueltas en su entrada. Advirtió que, si la ciudad trae el baloncesto de vuelta, “esas personas” también regresarían.

“No eran personas de nuestra comunidad”, insistió otra vecina. Además, hay casas a los cuatro lados de Oakdale. ¿Por qué, preguntó, ¿querrías poner básquetbol allá atrás? Piense en el ruido y en los niños que se quedarían hasta tarde.”

“Tal vez fútbol o algo así”, sugirió. “O un pabellón… eso estaría bien. O un pozo para fogatas. “

Dejó el podio sin explicar por completo por qué el baloncesto sería más ruidoso que cualquiera de esas otras opciones.

Otros residentes hablaron, diciendo que habían visto horrores alrededor de las canchas de básquetbol en su tiempo. Gente orinando en público. Acoso sexual de madres y niños. Peleas. Y desde que el baloncesto se ha ido, afirmaron que todo ha sido baseball de pequeñas ligas y picnics. No quieren perder nada bueno.

Pero un residente de largo plazo que se identificó a sí mismo como “Edgar” se acercó al podio. Tiene cuatro hijos. Creció en L.A., así que no tenía mucho acceso a las canchas públicas gratuitas. Van a Oakdale tres o cuatro veces por semana como familia.

“Les encanta”, dijo. Hay un montón de niños correteando como locos, seguro – pero también hay un montón de perros en los patios cercanos. Aseguró que los perros hacen mucho más ruido que los niños. Le gustaría ver que haya alguna una actividad en el lugar para los niños mayores, que son demasiado viejos para el parque infantil.

“¿Por qué no darle otra oportunidad?”, preguntó. “Y si no funciona, que sea lo que sea.”

Edgar no estaba ni cerca de estar solo con estos pensamientos. Residente tras residente – algunos de ellos residentes del lado del parque – habló a favor de restablecer las canastas. Para eso, dijeron, es que están los parques públicos, para jugar baloncesto, fuegos artificiales, gritos, retozo y diversión.

“Es para el uso”, dijo el vecino Mark Ring. “El precio que pago por vivir cerca de un parque es para que la gente use el parque. … Devuelvan los aros. “

Al final, los aros ganaron por un voto de 4-1, el concejal Dick Vitelli siendo el único en contra. El salón estalló con aplausos después del último sí. Aunque solo se reclamara un par de mediascanchas en dos parques públicos, se consideró una victoria.

http://www.citypages.com/news/after-talk-of-gangs-and-drugs-west-st-paul-brings-back-its-basketball-hoops/510678391