Derrotas no significan que hayamos perdido la guerra siria: al-Assad

Damasco (Notimex).- El presidente de Siria, Bashar al-Assad, restó mportancia a las últimas derrotas sufridas en su país ante los rebeldes, al asegurar que los reveses no significan que hayan perdido la guerra contra el terrorismo.

En una inusual aparición pública en una escuela de Damasco, en el Día de los Mártires de Siria, al-Assad indicó que sus fuerzas armadas siguen igual de firmes y en este sentido manifestó que no está preocupado porque “la derrota final es la psicológica”.

Explicó que los reveses son una parte normal de cualquier guerra y no significan que el conflicto se pierde. “La guerra no es una batalla, sino una serie de muchas batallas”, dijo.

Las declaraciones del mandatario sirio son las primeras desde una serie de derrotas del régimen, sobre todo en la provincia de Idlib, en el noroeste del país, según la cadena árabe Al Arabiya.

Al-Assad anunció este miércoles el envío de refuerzos del Ejército hacia una ciudad de Idlib, en manos de los insurgentes, para ayudar a los soldados asediados allí.

En abril pasado, insurgentes islamistas, incluido el Frente al Nusra (rama de Al Qaeda en Siria), tomaron la ciudad de Jisr al Shughour, en la provincia de Idlib, así como una base militar, acercándose al corazón de Latakia, bajo control gubernamental.

“Ahora, si Dios quiere, el Ejército llegará pronto para que los héroes asediados en el hospital de Jisr al Shughur puedan seguir combatiendo contra los terroristas”, indicó.

Poco antes, el grupo chiíta Hezbolá, uno de los principales apoyos del régimen de al- Assad, advirtió que su formación lanzará un ataque dentro de Siria contra los insurgentes del Frente al Nusra en la región montañosa situada en la frontera de ambos países.

Medios locales y la oposición siria han especulado que el asalto podría comenzar en cuestión de días en la zona de Qalamun.

“Será en Qalamun, pero en cuanto a su objetivo, lugar o cuanto se extenderá, no lo vamos a revelar ahora”, dijo el líder del Hezbolá, Hasan Nasralá.

La advertencia de Nasralá tuvo lugar horas después de que milicianos de Hezbolá tendieron una emboscada a un convoy del Frente al Nusra en los alrededores de la localidad libanesa de Tfail, cerca de la frontera con Siria, matando a 15 yihadistas e hiriendo a otros 30.