De la marcha de las mujeres a la urna: receptora de DACA moviliza a su comunidad

“No queremos que solo asistan a la manifestación, se vayan a casa y no hagan nada más”, dijo Sarai Bautista Pérez, organizadora en Carolina del Sur.

Nicole Acevedo – NBC news

Muchas conversaciones en torno a la Marcha de las Mujeres de este año se han centrado en acusaciones de antisemitismo contra dos líderes del Women´s March Inc., ya que algunos grupos prominentes de derechos civiles y de mujeres decidieron no asociarse con la organización para este gran evento en Washington.

Pero para las jóvenes latinas como Sarai Bautista Pérez, de 28 años, la Marcha de las Mujeres es una oportunidad para motivar la participación política más allá de la manifestación.

Bautista es parte de March On, una coalición de base de organizadoras del Women’s March que trabaja para asegurar que los participantes estén organizados, informados y listos para votar en las elecciones del 2020 para traer nuevos líderes progresistas al Congreso. Y como parte de la coalición, se unió a un comité de seis mujeres para organizar la Marcha de las Mujeres que se lleva a cabo en su ciudad de Greenville en Carolina del Sur.

A pesar de que Bautista ha asistido a marchas de mujeres anteriormente, esta es la primera vez que planea una en su comunidad desde que se involucró más en el activismo político luego de la victoria presidencial de Donald Trump en el 2016.

“Tener a DACA y ver mi vida cambiar completamente [en lo positivo]”, dijo Bautista Pérez, quien explicó que DACA permite que inmigrantes indocumentados como ella puedan solicitar trabajo y estudiar en los Estados Unidos sin temor a ser deportados, “me hizo ver lo importante que es estar en contacto con los legisladores y el Congreso”.

El destino a largo plazo del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, mejor conocido como DACA (por sus siglas en inglés), se puso en tela de juicio después de que la Casa Blanca y el Congreso no proporcionaron ni aprobaron la reforma migratoria el 5 de marzo de 2018. En ese momento, dos jueces federales impidieron a la administración de Trump a rescindir el programa y la Corte Suprema de los EE. UU. se negó a escuchar la apelación del gobierno, que ampliaba el marco de tiempo de los beneficiarios de DACA para obtener el apoyo del Congreso para una solución permanente.

Dado el estado presente del gobierno, aún parece probable que la Corte Suprema de EE. UU. no se ocupará del tema durante su período actual, lo que requeriría que se mantenga el programa durante al menos 10 meses más.

“Estas batallas legislativas toman mucho tiempo y pueden ser agotadoras”, dijo Bautista Pérez.

Los “Dreamers” (soñadores) como ella consideran que la movilización política de los jóvenes y la participación de los votantes hispanos son cruciales para sus medios de vida, ya que los beneficiarios de DACA no pueden votar y su destino está en manos de legisladores a quienes no pueden elegir.

Carolina del Sur, el estado natal de Bautista Pérez, experimentó un aumento del 30.1 % en la cantidad de votantes elegibles hispanos entre 2014 y 2017, según el Centro de Investigación Pew.

“Sé que la meta para muchas organizaciones en Carolina del Sur es la de cómo seguir creciendo, conectados y juntos”, dijo Bautista Pérez refiriéndose al creciente electorado hispano en su estado.

La tendencia entre los jóvenes votantes en todo el país también es prometedora.

Durante las elecciones intermedias del 2018, adultos jóvenes votaron en mayor número que en cualquier otra elección    intermedia en los últimos 25 años, según un análisis preliminar del Centro de Información e Investigación sobre Aprendizaje y Participación Cívica (CIRCLE), que estudia el compromiso político de los jóvenes estadounidenses.

Estimaron que el 31 por ciento de los votantes jóvenes elegibles de entre 18 y 29 años se presentaron a votar este año, mejor que las últimas siete elecciones intermedias. Es particularmente notable considerando que el 2014 tuvo la tasa más baja de participación juvenil.

“Se siente muy esperanzador”, dijo Bautista Pérez.

Su consejo para los jóvenes y los latinos que sientan la necesidad de participar políticamente más allá de la Marcha de la Mujer, antes de las elecciones del 2020, es comenzar poco a poco y centrarse en temas específicos “que realmente les llamen” individualmente.

Por eso Bautista se aseguró de incluir oradores en la Marcha de Mujeres de Carolina del Sur que trabajan en una variedad de temas, desde LGBTQ y los derechos de las mujeres a la libertad religiosa y la inmigración, para brindar a los asistentes la oportunidad de conectarse con diversos organizadores locales.

“Concéntrese en su propia comunidad primero… y siempre vea los problemas con su corazón”, dijo.

https://www.nbcnews.com/news/latino/women-s-march-ballot-box-daca-recipient-mobilizes-her-community-n960481