Cuando indocumentado significa no vacunado.

El Departamento de Salud de Minnesota dice que las vacunas deben estar disponibles para todos.

 

Por Sahan Journal

 

Teresita Ascension entró en un local de Cub Foods del sur de Minneapolis el jueves por la tarde para acudir a su cita para vacunarse contra el COVID-19.

 

Sin embargo, en lugar de salir de la tienda aliviada, salió llorando. Un empleado de la farmacia se negó a ponerle la vacuna, según Ascension, porque no podía presentar un documento de identidad estadounidense. El empleado también habría preguntado a Ascension por su situación migratoria.

 

Ascension, que es indocumentada y vive en el área de Minneapolis, primero proporcionó a la empleada su Tarjeta de Identificación Consular, una identificación con foto que el gobierno mexicano emite a los ciudadanos que viven fuera de México.

 

“La señora dijo: ‘No, lo siento, usted necesita tener una identificación estadounidense o una identificación estatal'”, dijo Ascension a Sahan Journal. Ascensión no obtuvo el nombre de la empleada que la rechazó.

 

El empleado de la farmacia también habría preguntado a Ascension por su estatus migratorio. Ascension dijo que evadió esta pregunta, y en su lugar se ofreció a proporcionar su pasaporte, que el empleado le dijo que no funcionaría porque fue emitido por el gobierno mexicano, no por el estadounidense.

 

Ascension, de 47 años, acababa de enterarse de que era elegible porque trabaja en la cafetería de Prairie Seeds Academy, una escuela pública concertada en Brooklyn Park. Por ser trabajadora de la escuela, Ascensión entra en uno de los grupos prioritarios que actualmente pueden recibir la vacuna.

 

Originaria de Puebla, México, Ascensión ha vivido en Minnesota durante 18 años. Ella y su marido trabajan en el sector de la alimentación y tienen cuatro hijos, dos adultos y dos de menor edad. Tanto ella como su marido sufrieron económicamente durante el año pasado debido a las restricciones de la pandemia de COVID-19.

 

Después de que la empleada la rechazara para la toma, Ascensión dijo que se quedó un momento frente a la empleada esperando que cambiara de opinión. Ascensión empezó a pensar que tal vez los inmigrantes indocumentados como ella no podían vacunarse.

 

“Supongo que esperaré mi turno hasta el final, cuando los latinos indocumentados puedan ser vacunados”, recordó que pensó. “Fue tan vergonzoso y duro”.

 

El Departamento de Salud de Minnesota dice que las vacunas deben estar disponibles para todos.

 

El supuesto incidente ocurrió en el local de CUB Foods de la Avenida Snelling 4601, en el barrio de Minnehaha/Hiawatha. Al ser contactado por teléfono, un empleado de la farmacia declinó hacer comentarios y los múltiples mensajes de voz dejados el viernes por la tarde en la sede corporativa de la cadena de supermercados no fueron devueltos antes del cierre de esta edición.

 

Pedir a un receptor de la vacuna una identificación estadounidense ignora las directrices de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, según el sitio web de la agencia. Se supone que las farmacias deben confiar en la palabra de la persona que se vacuna, que puede “auto declarar” que es elegible para recibir la vacuna. La elegibilidad de la vacuna no está condicionada por el estatus migratorio, según las directrices estatales.

 

“No se rechazará a nadie por falta de documentos de identificación específicos”, dice el sitio web de los CDC, y cita como ejemplo el permiso de conducir.

 

Pedir tipos específicos de identificación también rompe las directrices del estado, dijo Erin McHenry, un portavoz del Departamento de Salud de Minnesota.

 

“Queremos que los proveedores den prioridad a las personas que son actualmente elegibles, pero no están restringidos a vacunar sólo a los residentes de Minnesota”, dijo McHenry. “Cuando reciba la vacuna COVID-19, se le pedirá que comparta su nombre completo, fecha de nacimiento, dirección, número de teléfono y sexo. Esto es para que se pueda registrar la vacunación. Pero nunca se le preguntará por su situación migratoria al recibir la vacuna COVID-19″.

 

McHenry agregó que cualquier persona que experimente o sea testigo de discriminación al tratar de vacunarse debe reportar el incidente al Departamento de Derechos Humanos de Minnesota, ya sea en línea o por teléfono al (833) 454-0148.

 

Los latinos en Minnesota se están infectando con COVID-19 en tasas desproporcionadamente altas y se están vacunando contra el virus en tasas desproporcionadamente bajas. Los latinos representan el 9 por ciento de todos los casos positivos de COVID-19 en el estado, pero sólo el 5 por ciento de la población total del estado. Sólo el 1,6% de la población vacunada de Minnesota es latina.

 

Otros latinos en Minnesota describen barreras de identificación similares

 

Rudolfo Gutiérrez, director ejecutivo de Hispanic Advocacy and Community Empowerment Through Research (HACER), con sede en St. Paul, dijo que ha escuchado historias similares a la de Ascension por parte de latinos indocumentados desde que las vacunas están disponibles para personas de 65 años o más.

 

Su oficina ha recibido unas 20 llamadas telefónicas de personas de todo el estado que se encontraron con problemas similares.

 

“Desgraciadamente, está ocurriendo”, dijo Gutiérrez. “Puede que haya otros que no nos llamen”.

 

Aunque el estado y el gobierno federal ofrecen directrices para no hacer esto, algunas tiendas están imponiendo sus propios requisitos de identificación de todos modos, dijo Gutiérrez. Cuando HACER recibe llamadas de personas que han sido rechazadas de los centros de vacunación por sus identificaciones, Gutiérrez dijo que tratan de guiarlos a lugares donde saben que no están imponiendo requisitos estrictos de identificación.

 

Gutiérrez dijo que las farmacias y los proveedores de salud no deberían discriminar a las personas que quieren vacunarse. Hizo hincapié en que la pandemia sólo terminará si todas las personas tienen acceso a la vacunación.

 

“Tenemos que informar no sólo a los que necesitan la vacuna, sino también a los que la ofrecen de que tienen que estar abiertos a todo el mundo”, dijo Gutiérrez.