Con sabor a hogar’: El programa de alimentos que ofrece comidas tradicionales y gratuitas a personas necesitadas

Con sabor a hogar’: El programa de alimentos que ofrece comidas tradicionales y gratuitas a personas necesitadas

 

El chef Miguel López dice que se involucró en el programa porque ahora está en condiciones de ayudar a otros

 

Vicki Adame-MPR

Cada semana, el chef Miguel López y los seis trabajadores del Restaurante Mexicano Homi preparan 400 comidas.

 

Esa puede no ser una cifra inusual para un restaurante, pero estos alimentos tienen como destino el programa llamado Minnesota Central Kitchen (Cocina Central de Minnesota, en su traducción al español), que brinda alimentos preparados y listos para comer a las personas de la comunidad que los necesitan.

 

López, que emigró a Estados Unidos, conoce bien el trabajo que se requiere para salir adelante en un nuevo país. Cuando era adolescente, su padre trabajaba muchas horas. Él se quedaba con amigos de la familia. Y en algunas ocasiones acudía a una organización local para obtener comidas gratuitas.

 

Hace un par de meses le propusieron colaborar con Minnesota Central Kitchen. Tras conocer el programa, la respuesta fue fácil.

 

“Conozco esa parte de la vida en la que estás necesitado. Una vez que me enteré de que iba a ser para la comunidad y para la gente necesitada. Yo mismo, como inmigrante en Estados Unidos, conozco la importancia de tener comida en la mesa. Ahora mismo estoy en una posición en la que puedo proporcionar eso a la comunidad. Por eso dije que sí sin dudarlo”, dijo López.

 

Minnesota Central Kitchen satisface una necesidad que nació de la pandemia, dijo Robin Manthie, directora ejecutiva del programa. Es un programa de Second Harvest Heartland. La cocina trabaja con más de 100 socios, entre los que se encuentran restaurantes, socios de distribución comunitaria y trabajadores culinarios.

 

A diferencia de los bancos de alimentos tradicionales, en los que los individuos pueden recoger comestibles, Minnesota Central Kitchen proporciona comidas ya preparadas. También trabajan para ofrecer comidas que reflejan el origen de la comunidad a la que sirven, explicó Manthie.

 

“Sabemos que las comidas preparadas son muy personales. Y queremos que esa comida tenga sabor casero. Así que tenemos comida hecha en la comunidad para la comunidad”, dijo.

 

Además de ofrecer diferentes comidas autóctonas, también hay platos vegetarianos y elaborados respetando la ley islámica, conocidos como Halal. Manthie dijo que quienes asisten al programa pueden elegir lo que deseen y no están restringidos a una opción específica.

 

Homi es propiedad de López, su padre, quien también se llama Miguel, y de Hortencia Reyes, la esposa del hijo mayor de la familia. Abrieron el restaurante hace 13 años.

 

Reyes comentó que la cocina es pequeña, con poco espacio y no estaban seguros de poder almacenar la cantidad de comida que necesitaban preparar.

 

“Pensamos, ‘pues, sí quisiéramos ayudar, pero no tenemos cómo’. Y se les comentó y Central Kitchen nos apoyó con ese refrigerador”, dijo Reyes.

 

López y su personal preparan los alimentos el domingo y el lunes. Esas comidas se recogen cada martes y luego se distribuyen en varios sitios.

 

Inicialmente, preparaban porciones individuales, pero López dijo que la cocina les pidió que preparara porciones más grandes que pudieran alimentar a una familia de cuatro personas.

 

López dijo que trata de mantener un sabor mexicano en las comidas.

 

“Cuando trabajo con el banco de alimentos, hay artículos limitados con los que tengo que trabajar. Así que trato de ver lo que tienen para ofrecer y luego simplemente lo convierto en algo con lo que estaría feliz de servir a mi familia”, dijo López.

 

Minnesota Central Kitchen es ahora un miembro a largo plazo del banco de alimentos, dijo Manthie. Y está buscando añadir más restaurantes asociados. Además de servir al área de las Ciudades Gemelas, recientemente se han expandido a Rochester.

 

“El año pasado distribuimos cerca de un millón de platos. Este año, haremos cerca de 1,4 millones de porciones. Así que estamos creciendo”, dijo Manthie.

 

López comentó que formar parte del programa es una gran decisión, pero que el apoyo de la cocina ha hecho que ser parte del programa sea más fácil.

 

“Así que, si alguien está por ahí y no está al cien por cien en ello. Creo que la recompensa de saber que sirves a tu comunidad, sabiendo que estás ayudando a alguien, te diré que lo hagas”, dijo López.