Brote de Hepatitis A en Minnesota

La hepatitis A es una enfermedad grave del hígado causada por el virus de hepatitis A. Una persona puede enfermarse gravemente durante semanas o, incluso, meses. La hepatitis A puede requerir hospitalización y, a veces, puede ser mortal. 

Ha habido brotes de hepatitis A en los estados de todo el país desde el 2016, y no parecen estar desapareciendo.

Desde mayo de 2019, Minnesota ha tenido un aumento de casos de hepatitis A, lo que ahora constituye un brote. Los casos asociados con el brote de Minnesota tienen factores de riesgo similares a otros brotes del país. Las siguiente personas tienen un alto riesgo de contraer la enfermedad en los brotes actuales:

·         las personas que consumen drogas inyectables o no inyectables;

·         las personas sin hogar o con vivienda no estable;

·         las personas que están en prisión o que recientemente estuvieron encarceladas;

·         los hombres que tienen sexo con hombres.

Otras personas con riesgo de hepatitis A son las que viajan a zonas donde esta enfermedad es común y aquellas que tienen contacto directo con alguien que tiene la enfermedad. 

La hepatitis A se transmite de persona a persona a través del contacto con la materia fecal de personas que están infectadas, lo cual puede ocurrir fácilmente si alguien no se lava bien las manos después de usar el baño. Se contagia al comer o al beber, al compartir jeringas y equipos para usar drogas, y al tener relaciones sexuales con personas que tienen hepatitis A.

A las cuatro semanas después de tener contacto con el virus de hepatitis A, se pueden sentir síntomas como mucho cansancio, dolores de cabeza, fiebre y pérdida del apetito. Otros síntomas que pueden aparecer pocos días después son orina oscura (color de té o de bebida de cola), heces de color claro y coloración amarillenta en los ojos o la piel, también llamada ictericia. Los síntomas pueden incluir dolor de estómago, náuseas, vómitos y diarrea. Si tiene alguno de estos síntomas, consulte a su médico.

La mejor manera de prevenir el contagio es vacunarse contra la hepatitis A. Para mejor protección, se deben recibir dos dosis de vacuna. Pero hasta una dosis puede darle mucha protección, ya que la hepatitis A puede continuar propagándose en Minnesota y otros estados. La vacuna contra la hepatitis A se ha recomendado para niños desde el 2006, pero muchos adultos no se han vacunado contra esta enfermedad.

La vacuna es segura y eficaz. Es posible que se sienta un poco de dolor en el brazo después de recibir la vacuna, pero es raro que se produzcan otros efectos secundarios, y el beneficio es inmenso. Cualquier persona que desee vacunarse contra la hepatitis A puede solicitar la vacuna. Vacunarse es especialmente importante para las personas que están en alto riesgo. Si usted no tiene seguro médico, puede recibir la vacuna en forma gratuita o a bajo costo. Puede encontrar una clínica cercana aquí: www.health.state.mn.us/uuavsearch.

Además de vacunarse, lávese las manos con agua y jabón después de usar el baño, después de cambiar pañales y antes de preparar o comer alimentos para ayudar a prevenir la propagación de la hepatitis A.