Ayotzinapa: Ojalá sepamos la verdad pronto

Opinión Por- Marcos Davila

El crimen de los muchachos fue señalar las sinvergüenzadas de los malos gobiernos. Su crimen fue ser estudiantes conscientes y luchadores sociales, ser pobres y estar dispuestos a superarse por encima de las barreras sociales y económicas. Su crimen fue haber querido llegar a ser maestros.

A los estudiantes de las normales, la mayoría hijos de campesinos, se les enseña a ser lo contrario de conformistas, a ser rebeldes; se les prepara para luchar contra la apatía y contra la indiferencia, males que afectan a parte de la sociedad; se les enseña a definir los orígenes y las causas de la pobreza, a estar del lado de los humildes; se les enseña a protestar ante la injusticia y a organizarse políticamente; se les enseña a amar a la patria y a respetar su cultura.

Antes de la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la presidencia, cuando el Estado estaba en manos de criminales haciéndose pasar por políticos y/o empresarios, se ensañaban sobremanera con el pueblo, sobre todo con el pueblo consciente. No hay nada más cobarde que un gobierno que asesina, que tortura, que desaparece jóvenes. ¿Qué clase de animal da una orden para desaparecer a decenas de seres humanos? 

Cuando un mexicano se presta a las órdenes de un “jefe” para asesinar a otro mexicano como asesinaron a Julio César Mondragón, nos damos cuenta de que la ausencia de valores morales de los de arriba ha ido contagiando a parte de la sociedad.

A casi 5 años, el caso Ayotzinapa aún no se ha resuelto, eso es una prueba de como el Estado perpetró, encubrió, participó en tales acontecimientos. Dicho de otra forma, el desgobierno de Enrique Peña Nieto dejó todo preparado para hacer más difícil la investigación.

Pero, como dicen los estudiantes normalistas: “Algunos la llaman necedad, nosotros la llamamos esperanza”. Es por eso por lo que Ayotzinapa no se perdona, no se olvida. Porque queremos saber quién fue el cabecilla que dio la orden. Queremos saber la razón principal del porqué el Estado hizo lo que hizo con los estudiantes. Y, claro, lo más importante es saber en dónde están. Ojalá sepamos la verdad pronto.