Autopsia: Hombre recibe varios disparos de la policía de Minneapolis

Las autoridades dicen que un hombre afroamericano asesinado por agentes de la policía de Minneapolis durante el fin de semana recibió varios disparos y murió como resultado de esas heridas de bala.

Por: Personal de MPR News · Minneapolis

El médico forense del condado de Hennepin dictaminó el lunes que la muerte de Thurman Blevins, de 31 años, de Minneapolis, fue un homicidio.

A Blevins le dispararon justo después de las 5:30 p.m. el sábado en un callejón en el norte de Minneapolis, luego de que la policía respondiera a llamadas al 911 sobre un hombre con una pistola en el área.

Los líderes de la ciudad y la policía han prometido una investigación completa y transparente, incluso cuando los miembros de la comunidad y los activistas cuestionaron su versión de la muerte.

La Oficina de Aprehensión Criminal del estado (BCA por sus siglas en inglés), que está investigando el tiroteo, dijo que Blevins estaba armado y huyendo de los oficiales de policía que lo mataron a tiros poco tiempo después. La BCA dijo en una declaración escrita que sus agentes encontraron una pistola negra y plateada en la escena del tiroteo.

Algunas personas que dicen haber visto el incidente dijeron que Blevins no tenía un arma.

Las autoridades dicen que las cámaras de los oficiales grabaron el tiroteo. Ese video no ha sido publicado, ni los nombres de los dos oficiales involucrados. Ellos permanecen en ausencia administrativa con pago, lo cual es procedimiento estándar.

James Lark dijo en la vigilia celebrada el domingo cerca de la escena del tiroteo que vio la confrontación inicial. Dijo que los agentes de policía se acercaron a Blevins cerca de las avenidas 48 y Camden hacia el norte y le dijeron que levantara las manos, momento en el que Blevins se dio la vuelta y echó a correr.

Lark dijo que no vio un arma. Dijo que Blevins estaba bebiendo de una taza y sentado en la acera con una mujer con un bebé en una carriola.

Pero un testigo le dijo a KARE 11 que repetidamente escuchó a los oficiales gritar para que soltara el arma justo antes del tiroteo.

“Escuché a la policía decir ‘suelte el arma’. Los oí decirlo tres o cuatro veces “, dijo Robert Lang. “Así que me quedé en la esquina de mi garaje”.

Lang, cuyo garaje está en el callejón detrás de su casa en la cuadra 4700 de Bryant Avenue North, donde le dispararon a Blevins, dijo que escuchó dos o tres disparos, un retraso y luego otros ocho o nueve disparos.

Lang dijo que cuando recorría su garaje, hacia el callejón, vio a un hombre tendido en un charco de sangre.

“La policía ni siquiera había llegado al cuerpo”, dijo. “Y alrededor de un pie y medio a la derecha de este individuo había una pistola negra. Y entonces un oficial de policía se acercó, pateó el arma, y ​​luego, cuando me vio, me dijo que volviera al patio, que es lo que hice.”

Los manifestantes piden respuestas, fuera de la investigación

Las personas que llamaron informaron que había un hombre disparando una pistola hacia el suelo y en el aire en el área alrededor de las avenidas 46 y Lyndale hacia el norte, justo antes del enfrentamiento. Al menos uno de los llamantes le dio a la policía una descripción detallada del hombre que incluía su ropa.

La presidente de la NAACP de Minneapolis, Leslie Badue, dijo que los miembros de la comunidad quieren respuestas.

“Honestamente, no sé lo que está pasando por la mente de la comunidad, pero sí sé que seguimos traumatizados una y otra vez”, dijo Badue poco después del tiroteo el sábado por la noche. “Es extremadamente desafortunado”.

Los sentimientos de Badue se hicieron eco durante todo el domingo por miembros de la familia, líderes comunitarios y activistas por igual, muchos de los cuales dijeron que no confiaban en BCA para llevar a cabo la investigación.

Los manifestantes pidieron que una agencia independiente, de fuera del estado, investigue el tiroteo.

“No confiamos en BCA por lo que podemos ver”, dijo la abogada y activista Nekima Levy-Pounds durante una protesta al mediodía del domingo frente al Cuarto Recinto del Departamento de Policía de Minneapolis.

El padre de Blevins, Thurman Moore, y el tío Manuel Moore aparecieron allí brevemente para agradecer a los manifestantes.

“Sólo queremos saber la verdad”, dijo Thurman Moore. “Nadie debería ser derribado como un perro. Sé que pudo haber tomado algunas malas decisiones, pero sólo queremos que todo salga a la luz, y no queremos ningún secreto. Y sólo queremos honrarlo”.

Amigos de Blevins dijeron que le gustaba trabajar en bicicletas y automóviles, y que era un experto en pintarlos. Buscaba a los niños en el vecindario y les daba dinero para comprar bocadillos.

Blevins estaba en libertad condicional por un incidente de 2015 en el que escupió en la cara de un oficial de policía y pateó al oficial en las piernas y la ingle. No se le permitió tener un arma. Blevins también tenía múltiples condenas por posesión de drogas, conducir en estado de ebriedad y posesión ilegal de armas de fuego.

La conducta de la policía ha sido un foco de intenso debate en todo el país y en Minneapolis, particularmente después de los tiroteos fatales de Jamar Clark en 2015 y Justine Ruszczyk en julio pasado. Los manifestantes mencionaron repetidamente esos tiroteos como evidencia de su desconfianza en la policía.

The Associated Press contribuyó con este informe.