Ahorra comida, ahorra dinero

Por: Ramsey County

Mucha gente está minimizando los viajes al supermercado en estos días, y puede ser fácil comprar demasiado y que se estropee. Sigue leyendo para aprender más sobre el desperdicio de alimentos y cómo planear, comprar y almacenar para que la comida (¡y el dinero!) dure más tiempo.

El desperdicio de alimentos es un problema importante en los Estados Unidos, donde se desperdicia un asombroso 30 por ciento de los alimentos. El deseo de abordar este problema está detrás de una campaña publicitaria nacional a gran escala llamada “Save the Food” (“Salve la comida”), patrocinada por el National Resources Defense Council y el Ad Council. La iniciativa tiene como objetivo ayudar a alentar al público a tomar decisiones sencillas sobre su estilo de vida para reducir el desperdicio de alimentos en sus propios hogares.

¿Por qué debería interesarte? Las personas individuales somos responsables de más desperdicio de alimentos que cualquier otro integrante de la cadena alimenticia, incluyendo agricultores, tiendas de comestibles, restaurantes, mayoristas de alimentos y transportistas de alimentos. La persona promedio en este país tira 300 libras de comida al año, y esto puede costarle a la familia promedio de cuatro $1,500 por año. La comida es el artículo que más frecuentemente se encuentra en la basura, constituyendo más del 20 por ciento de lo que se tira en el Condado de Ramsey.  

 

Lo que puedes hacer

La campaña “Save the Food” ofrece pasos simples que puedes tomar para reducir significativamente la cantidad de comida que desperdicias y ahorrarte dinero en el proceso

Algunas sugerencias incluyen:

  1. Haz la compra con una lista

Planea tus comidas y escribe una lista de compras. En la tienda, sigue tu lista de compras, evitando las compras impulsivas.

 

  1. Almacena, y almacena un poco más

El almacenamiento adecuado de alimentos puede alargar drásticamente la vida de los alimentos. Algunos consejos fáciles:

 

Leche: No la guardes en la puerta de tu refrigerador, donde está más caliente; en su lugar, ponla en las partes más frías de tu refrigerador.  

 

Pan: Si no lo vas a comer en un par de días, congélalo.  

 

Frutas y verduras: La mayoría duraran más tiempo si esperas a lavarlas hasta el momento de comerlas.  

 

Plátanos: Guárdalos lejos de otras frutas (a menos que quieras que las otras frutas maduren más rápido).  

 

Cebollas/papas: No las guardes cerca una de otra, las cebollas harán que las papas broten. 

 

  1. Usa lo que tienes

Considera qué alimentos tienes actualmente a mano, en lugar de salir corriendo inmediatamente a la tienda para comprar más comida. Crea un estante en tu refrigerador sólo para los alimentos que necesitan ser consumidos pronto. Puedes pensar en ello como un rompecabezas o incluso un juego, “Veamos, si tengo algunos huevos, cebollas, pimientos y fideos de pasta, ¿cómo puedo usar estos artículos en una comida?” 

 

  1. Congela lo que no necesitas inmediatamente

Conserva tus alimentos congelándolos hasta que se necesiten. La mayoría de los alimentos pueden ser congelados, incluyendo huevos cocidos, queso rallado, pan de molde y leche. ¡También puedes congelar tus sobras!

 

  1. Comprende tus fechas de vencimiento

Las etiquetas de los alimentos con fechas de vencimiento (en inglés dirían: “Best by” o “Use by”) suelen indicar cuándo estos alimentos estan en su punto más fresco y no están relacionadas con la seguridad alimentaria. Los ojos, la nariz y el gusto son los mejores determinantes de si un alimento está bueno o no para comer.

 

¿Necesitas ayuda para obtener comida?

Hay múltiples recursos para ayudar con el acceso a alimentos en el condado. Visite: www.ramseycounty.us/residents/assistance-support/assistance/financial-assistance/food-assistance para obtener información sobre asistencia con alimentos.

 

Tome acción

Para aprender más sobre la campaña “Save the Food”, visite SaveTheFood.com.