Agentes de ICE falsos

Llamadas no solicitadas de funcionarios falsos

Por John P. Reed
Especialista de Prevención de Crimen de la Comunidad Latina

Los agentes oficiales de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) nunca le pedirán dinero ni amenazarán con la detención o deportación si no les paga. Los agentes de ICE tampoco tienen la autoridad para entrar en su hogar sin una orden firmada por un juez.

Llamadas no solicitadas de funcionarios falsos: Una de las estafas de servicios de inmigración más comunes son las llamadas no solicitadas o mensajes de texto de alguien que dice ser un funcionario del gobierno o un oficial de la ley que amenaza con la deportación. Muchas veces el número en el identificador de llamadas puede parecer un número de gobierno legítimo. Los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS) y el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) nunca solicitarán pagos por teléfono, por lo que los inmigrantes deben tener cuidado con los estafadores que piden información sensible o personal, exigen pago y amenazan con la deportación. No cumplan.

Fraude de Notario: En muchos países latinoamericanos un “notario” se refiere a alguien que tiene la autoridad para prestar servicios legales. Los “notarios” sin escrúpulos que no son abogados suelen confiar en este malentendido para explotar a los inmigrantes. Cargan a los inmigrantes cargos excesivos de solicitudes sin nunca presentar solicitudes a las autoridades de inmigración o pueden inducir la deportación mediante la presentación de solicitudes de alivio para las cuales el inmigrante no es elegible o no solicitó.

Representación falsa de credenciales legales: Las personas pueden declarar falsamente ser abogados o sugerir equivocadamente que son capaces de comparecer ante las agencias de inmigración o tribunal. Se aprovechan de los inmigrantes que, sin saberlo, pagarán honorarios exorbitantes por sus servicios. Al falsear sus calificaciones, estos individuos pueden tener un impacto perjudicial en los inmigrantes con los que trabajan. Por ejemplo, los inmigrantes que toman consejo y trabajan con estos individuos pueden renunciar a su derecho a obtener residencia legal, ser deportados innecesariamente o ser sujetos a responsabilidad civil y / o penal por la presentación de reclamaciones falsas.

Promesas fraudulentas para acelerar el proceso: Este tipo de fraude se refiere a las personas que afirman que conocen a los empleados en las oficinas de inmigración que pueden acelerar el procesamiento de las solicitudes de sus clientes. En consecuencia, solicitan altas tarifas por este servicio especial, pero no lo proporcionan.

Fraude de desinformación: Bajo este tipo de fraude, un proveedor típicamente proveerá información inexacta o falsa al inmigrante sobre su elegibilidad para un ajuste de estatus bajo una ley particular. En estos casos, el inmigrante generalmente no es consciente de que ha sido víctima de fraude hasta que reciba una carta de inelegibilidad de las autoridades de inmigración. El proveedor sabe que el inmigrante no tiene derecho al alivio o no es elegible, pero presentará la solicitud a las autoridades de inmigración de todos modos.

Fraude de Afinidad de Inmigración: Algunos proveedores se dirigen a inmigrantes pertenecientes a su mismo grupo étnico o racial. En consecuencia, buscan obtener ventaja sobre otros proveedores al afirmar que se identifican con el origen étnico, racial, nacional o las afiliaciones basadas en la comunidad del grupo de inmigrantes.

Práctica no autorizada de la ley: Los individuos no pueden ser licenciados para practicar la ley, pero se presentan como abogados o expertos en derecho de inmigración capaces de proporcionar asesoramiento y servicios jurídicos.

El Procurador General Schneiderman proporcionó estos consejos clave para evitar ser estafado:

 

  • Sólo trabaje con un abogado con licencia o con un proveedor autorizado.
  • Nunca firme solicitudes o documentos en blanco que no entienda.
  • No haga pagos por teléfono o por correo electrónico.