Afroamericanos e hispanos respiran más contaminación de lo que contribuyen.

Associated Press, MPR

Un estudio reciente señala que los afroamericanos y los hispanos respiran mucho más aire contaminado de lo que producen.

El estudio analizó quiénes están expuestos a contaminación por partículas finas, responsables de aproximadamente 100,000 muertes al año en los Estados Unidos, y cuanta responsabilidad tiene cada raza por la contaminación en proporción con sus hábitos de compra, conducción y vida.

Los científicos calculan que los hispanos respiran 63 por ciento más de la contaminación que causa muertes cardíacas y respiratorias de lo que producen. Para los afroamericanos, la cifra es del 56 por ciento, según un estudio publicado el lunes en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias.

Por otro lado, los blancos no hispanos, en promedio, están expuestos a un 17 por ciento menos de contaminación del aire de lo que producen.

“Aunque las minorías contribuyen menos al problema general de contaminación del aire, se ven más afectadas”, dijo el coautor del estudio Jason Hill, profesor de ingeniería de biosistemas en la Universidad de Minnesota, quien es blanco. “¿Será justo que yo produzca más contaminación que otro que esté desproporcionadamente más afectadoo por ella?”

Esta contaminación proviene de los gases de chimeneas, tubos de escape y otros lugares que luego se solidifican en finas partículas invisibles lo suficientemente pequeñas como para pasar a través de los pulmones y correr por la sangre. Estas partículas, que son sobre 25 veces más pequeñas que el ancho de un cabello humano, representan el mayor riesgo para la salud, dice la Agencia de Protección Ambiental de EE. UU.

Si bien otros estudios han demostrado que las minorías viven con más contaminación, este estudio es uno de los primeros en combinar los hábitos de compra y la exposición en un solo cálculo sobre la inequidad, dijo Hill.

Hill y sus colegas observaron la contaminación de carreteras, centrales eléctricas de carbón, granjas porcinas y otras fuentes.

Luego observaron en gran escala a quienes están conduciendo más, comprando más bienes y alimentos, gastando más en propiedades y usando más electricidad, y luego rastrearon esas compras a los usuarios.

“En promedio, los blancos tienden a consumir más que las minorías. Es debido a la riqueza”, dijo Hill. “Es en gran medida cuánto compras, no comprar cosas diferentes”.

Según el estudio, de las 103,000 muertes por contaminación de partículas al año, 83,000 pueden atribuirse a las actividades de las personas en los Estados Unidos, no al gobierno ni a los bienes exportados a otros lugares.

Varios expertos externos elogiaron la investigación.

“Estos hallazgos confirman lo que la mayoría de los líderes ambientalistas de base han sabido durante décadas: ‘los blancos le están vertiendo su contaminación a los pobres y a las personas de color'”, dijo el profesor de asuntos públicos de la Universidad del Sur de Texas, Robert Bullard, quien no formó parte de la investigación. Bullard, a menudo llamado el padre de la justicia ambiental, es afroamericano.

Bullard dijo que sus otras investigaciones anteriores muestran que los afroamericanos son 79 por ciento más propensos que los blancos a vivir donde la contaminación industrial es mayor. Un número desproporcionadamente alto de personas de color viven cerca de áreas de Superfondo (áreas identificadas para limpieza a causa del alto nivel de desperdicios peligrosos) y de refinerías de petróleo.

Dijo que hay muchas más escuelas mayormente pertenecientes a minorías que quedan a menos de 500 pies de distancia de las autopistas principales, que las escuelas mayormente blancas.

“Ser capaz de cuantificar la inequidad es un paso clave para abordar y reducir la inequidad”, dijo Christopher Frey, profesor de ingeniería ambiental en la Universidad Estatal de Carolina del Norte, quien es blanco y no es parte de la investigación.

Un punto positivo es que en las últimas décadas el aire ha resultado estar más limpio en general, dijo Hill. Sin embargo, su estudio concluyó en el 2015 y los datos de la EPA muestran un aumento en la contaminación por partículas finas en el 2017. Pero aún con el aire más limpio, sigue siendo injusto, dijo Hill.

https://www.mprnews.org/story/2019/03/11/blakcs-hispanics-breathe-more-pollution-than-they-make