Activistas presionarán a republicanos que se oponen a reforma migratoria

“Estaremos a su lado todos los días, estaremos frente a ustedes, acostúmbrense a vernos”

WASHINGTON (NTX).- Activistas a favor de la reforma migratoria anunciaron que presionarán a los legisladores republicanos que se oponen a ésta en estados de creciente población hispana y buscarán que el presidente Barack Obama detenga las deportaciones.

“Estaremos a su lado todos los días, estaremos frente a ustedes, acostúmbrense a vernos”, señaló Kika Matos, integrante de Cambio en la Comunidad de Derechos en una rueda de prensa organizada por el Movimiento por una Inmigración Justa (FIRM).

Indicó que la estrategia de las organizaciones cambió de la persuasión a los republicanos en la Cámara de Representantes al “castigo electoral”. “De ahora en adelante, cualquier legislador que no apoye activamente la reforma migratoria debe esperar incesables confrontaciones hasta que se logre el objetivo”.

Anotó que el activismo se abocará a afectar “aún más” la popularidad del Partido Republicano entre la comunidad inmigrante.

Señaló como un “error trágico” que el liderazgo republicano proteja algunos legisladores que están bloqueando la reforma migratoria integral a costa de perder otros escaños en los estados con mayoría de votantes republicanos pero con creciente población hispana.

“Nadie en Estados Unidos cree que la reforma migratoria puede ser aprobada porque el presidente no ha aplicado las leyes migratorias agresivamente”, dijo Gustavo Torres, director de CASA in Action, una organización de movilización electoral.

Indicó que el presidente de la cámara baja, John Boehner está cometiendo el mismo error de ceder a la presiones de la ala más radical del partido que llevó al cierre de gobierno en octubre pasado y que ahora está bloqueando la reforma migratoria integral.

Destacó que los republicanos no pueden poner como excusa que no se apliquen las leyes, cuando durante la administración Obama se han deportado dos millones de inmigrantes.

El activista envío un mensaje al presidente Obama en el que indicó que el fracaso de los republicanos para aprobar la reforma migratoria, no debería repercutir en un “mayor dolor” a los hispanos.

“Usted tiene la responsabilidad de actuar, estamos llamándolo a tomar acción inmediata para detener este ataque a nuestra comunidad (…) Señor presidente, vamos a continuar la lucha para asegurar que usted detenga las deportaciones que están destruyendo nuestras comunidad y familias”, remarcó.

Por su parte, Frank Sharry, director de America’s Voice, subrayó la “indignación y enojo” de los hispanos con el liderazgo republicano porque a menos de una semana de que presentara sus principios migratorios, permitió que avanzara el ala derecha del partido utilizando la “débil excusa” de que el presidente no es confiable para aplicar la ley.

“Si los republicanos no actúan ahora, no solo desperdiciarían la oportunidad de pasar la reforma y compartir el crédito de hacerlo, sino francamente estarían perdiendo la confianza electoral de la próxima generación”, remarcó.

Sharry dijo que de no aprobar la reforma en 2014, los republicanos no podrán competir a nivel presidencial porque los inmigrantes asiáticos e hispanos y aquellos con derecho a voto, no permanecerán pasivos ante sus excusas año tras año para no abordar el tema de la reforma al sistema migratorio.

“Si no actúan este año, el hecho es que (los republicanos) se enfilarán al abismo demográfico y no estarán habilitados para competir a nivel nacional en elecciones presidenciales”, remarcó.

Apuntó que el Partido Republicano pagará el precio de perder escaños en los estados donde hay un gran número de latinos y el movimiento se asegurará de que ejerzan su derecho a voto en contra de los republicanos que con su negativa están apoyando las deportaciones.

Sharry expresó su optimismo porque aún hay una “ventana de oportunidad” para que un proyecto legislativo sea aprobado durante la primavera de este año, “no nos vamos a dar por vencidos hasta que todos los recursos sean agotados”, remarcó.

Destacó asimismo su confianza en el poder del movimiento pro-reforma migratoria para presionar al presidente para que haga uso de su poder ejecutivo para detener las deportaciones, “en especial de las personas que están en proceso de obtener un estatus legal”, dijo.

 

Difícil avanzar reforma migratoria por desconfianza en Obama: Boehner

“Hay enormes dudas sobre si se puede confiar en que su administración (de Obama) aplicará nuestras leyes, y va a ser difícil avanzar cualquier legislación migratoria hasta que eso cambie”

 

El líder republicano en la Cámara de Representantes de Estados Unidos, John Boehner, estimó que será difícil avanzar el debate de la reforma migratoria este año ante la desconfianza de su bancada en el presidente Barack Obama.
“Hay enormes dudas sobre si se puede confiar en que su administración (de Obama) aplicará nuestras leyes, y va a ser difícil avanzar cualquier legislación migratoria hasta que eso cambie”, dijo Boehner en su rueda de prensa semanal.

El líder de la bancada republicana en la Cámara de Representantes condicionó además el reinicio del debate migratorio al empuje por parte del mandatario de varias iniciativas legislativas pendientes en el Senado.

Obama “nos está pidiendo que avancemos una de las mayores iniciativas de su Presidencia, pero ha mostrado poca disposición para trabajar con nosotros en asuntos menores”, indicó al ser consultado al respecto.

Aseveró que esa falta de confianza sobre Obama “es uno de los mayores obstáculos que enfrentamos” para avanzar.

Sin embargo, el vocero presidencial Jay Carney desestimó las críticas insistiendo que el récord del mandatario en la aplicación de las leyes, en especial el reforzamiento de la vigilancia en la frontera y la búsqueda de consensos políticos, ha sido de “enormes progresos”.

“Cuando se trata del récord del presidente en temas que tienen que ver con una amplia reforma migratoria, creo que es importante ver lo que él ha hecho para ayudar a construir consenso bipartidista”, dijo Carney, por separado, en su habitual rueda de prensa.

Destacó el reforzamiento en el número de agentes de la Patrulla Fronteriza, que se ubica ahora en 21 mil, aunque omitió cualquier referencia a la cifra récord de deportaciones realizadas bajo esta administración.

Pese a que en su Informe sobre el Estado de la Unión, Obama dijo que no esperará a la acción del Congreso en algunos frentes y actuará de manera unilateral utilizando su Poder Ejecutivo cuando lo considere necesario, Carney insistió que eso no sucederá con el tema migratorio.

“No hay alternativa a una amplia reforma migratoria aprobada en el Congreso. Se requiere una legislación. El presidente lo dejó claro en el pasado y esa continúa siendo su posición”, asentó.

Carney reconoció que empujar cualquier tema legislativo como la reforma migratoria en el Congreso no ha sido fácil, “de manera que está vez no será diferente”, a pesar de lo cual dijo que existe optimismo por los prospectos este año.

“Nosotros continuamos optimistas sobre los prospectos para una amplia reforma migratoria en 2014. Hemos visto significativos movimiento entre los republicanos en este tema, y es alentador ver que líderes republicanos (…) han identificado la reforma migratoria como una prioridad”, dijo.

Aunque Bohener dijo que existe desconfianza en su bancada sobre la eventual implementación de una reforma por parte del gobierno, insistió también que el mandatario no se ha mostrado dispuesto de trabajar con ellos sobre otras propuestas.

Reveló que la semana pasada enviaron una carta a Obama pidiéndole que urja a los demócratas en el Senado a avanzar cuatro iniciativas a las que se refirió en su pasado informe sobre el estado de la nación, incluyendo una relacionada con el desempleo.

“El presidente puede acercarse y trabajar con nosotros en eso e iniciar el proceso para reconstruir la confianza entre los estadunidenses y su presidencia”, dijo.

La semana pasada el liderazgo republicano en la cámara baja dio a conocer sus principios sobre migración, que incluyen la legalización de inmigrantes indocumentados pero sin una ruta general a la ciudadanía, así como un mayor control fronterizo.

Boehner evitó precisar si su partido está listo para llevar ante el pleno de la Cámara de Representantes alguna iniciativa, insistiendo que “vamos a continuar discutiendo este tema con nuestros miembros (de bancada).

El republicano reafirmó igualmente que el proceso que ellos adoptarán para una discusión eventual del tema migratorio en la cámara baja será fragmentado, en oposición a la iniciativa integral aprobada en junio del año pasado en el Senado con apoyo de demócratas y republicanos.

 

Leave a Reply