4 maneras de ayudar a los maestros a sentirse apreciados

Por: Julia Brandes – MinnPost

Muchos hemos visto los memes: “La enseñanza: ¡Tener 100 responsabilidades arrojadas a uno a la vez y todo el mundo gritando ATRÁPALO!” o bien, se lo puede imaginar. Todos nos reímos y lo copiamos para enviárselo a nuestros amigos maestros porque son tan verdaderos, y tan divertidos. Pero, a pesar de las risas, la enseñanza es en realidad un trabajo increíblemente duro. Mientras que la semana de apreciación del maestro es genial, podríamos ofrecer más apoyo durante todo el año.

Sin él, los maestros seguirán sufriendo dificultades y se seguirán marchando: las comunidades de todo el estado y el país se enfrentan a graves carencias de educadores. Aunque existen muy buenos esfuerzos para aumentar el número de maestros en el salón de clases, como las becas de preparación alternativa (Alternative Preparation Grant) o el nuevo sistema simplificado de licencia de maestros estratificado, también necesitamos apoyar a los maestros actuales para lograr que se queden. Aquí hay algunas ideas:

Compartir la riqueza. O bien pagar a los maestros por el trabajo “extra” que hacen o contratar personal de apoyo para aliviar el sobrecargo de trabajo en las manos de los maestros. En serio, es vergonzoso lo poco que valoramos la educación en los Estados Unidos. No sólo están mal pagados los maestros y otros miembros del personal de la escuela, cuando se trata de hacer recortes presupuestarios, la educación a menudo es la que sufre.

En lugar de obligar a las escuelas a dejar ir a los buenos maestros, necesitamos invertir en nuestras escuelas. Una cosa es el plan de lecciones y los documentos de calificaciones, pero, en realidad, los maestros también están en múltiples comités y tareas administrativas delegadas (ninguno de los cuales son pagados). Luego se espera que tomen más de 30 niños a quienes no tan solo les enseñen los estándares estatales, sino que también los conviertan en ciudadanos decentes y bien formados. Ni los maestros ni los estudiantes pueden prosperar en este entorno. Es sólo cuestión de tiempo antes de que los maestros se quemen y los estudiantes finalmente pierdan.

Deje que los maestros lideren. Las expectativas para los maestros pueden ser extremadamente abrumadoras. Además de los maestros no ser compensados por tareas adicionales fuera del aula, rara vez tienen la oportunidad de opinar sobre las decisiones que les impactan a ellos y a sus estudiantes. Los maestros realmente saben mucho y tienen buenas ideas para fortalecer nuestras escuelas. Por lo tanto, podemos valorar y retener a los maestros dándoles oportunidades de liderar. Las escuelas empoderadas por el maestro le dan a los educadores más oportunidad de afectar las decisiones administrativas, dando lugar a más colaboración y a maestros más felices (lo cual resulta en mayor éxito académico.)

Apoye a los maestros en el aula de educación general. Los estudiantes están lidiando con mucho, y sin embargo también tienen mucho potencial. Para ayudar a todos los niños a prosperar, necesitamos más consejeros, maestros de educación especial, maestros del idioma inglés y otros que puedan apoyar a nuestros estudiantes con necesidades y talentos únicos y diversos. También necesitamos establecer maestros de educación general, quienes, mientras tanto, están trabajando con niños de todos los orígenes y habilidades por su cuenta, para tener éxito. Desde proporcionar más asistentes de maestros o socios educativos, hasta ofrecer desarrollo profesional y orientación (que un informe reciente sugiere que puede ser aún más importante para la retención de maestros que las promociones y aumentos salariales), tenemos que asegurarse de que los maestros de educación general tengan el apoyo para hacer bien su trabajo.

Dale un respiro a los profesores. Equilibrio. Al comienzo de cada año escolar, los maestros dicen que su meta para el año es lograr equilibrio para poder tener una vida fuera de la escuela. Sin embargo, a la vuelta del día de acción de gracias los maestros ya están listos para estallar, otra vez. Esto se debe a que las escuelas no permiten el equilibrio. A los maestros se les da un “almuerzo” y un “período de preparación.” Sin embargo, casi todos los días, ese tiempo es devorado por reuniones y tareas diversas. Hay días en los que he corrido de ida y vuelta a la fotocopiadora para ahorrar unos minutos, o he tenido que elegir entre comer o ir al baño.

Los maestros saben cuán importante es su trabajo, pero se sienten subvalorados (ver #1), pasados por alto (ver #2) y no apoyados (#3). No es de extrañar que los maestros se desesperen. Para evitar esto, los maestros necesitan equilibrio, que comienza con tiempo para ir al baño y para comer durante el día escolar.

A pesar de estos desafíos, la mayoría de los maestros realmente quieren enseñar. Por lo tanto, durante la semana de apreciación del maestro y más allá, abogue por cambios reales que ayuden a que los maestros permanezcan en el aula.

Julia Brandes es profesora de artes lingüísticas de la escuela intermedia en la Academia Cesar Chávez, una escuela charter en East St. Paul.

https://www.minnpost.com/community-voices/2019/05/4-ways-to-help-teachers-feel-appreciated/